Las tasas de matriculación y de vehículos de tracción mecánica serán más elevadas en la nueva legislatura.

No es ningún secreto que, en la nueva legislatura, los ciudadanos sufriremos una subida de impuestos generalizada. Esta decisión también afectará al mundo del automóvil, por lo que resultará más caro adquirir y mantener un vehículo. 

Así las cosas, ascenderá la tasa de matriculación, ya que el Gobierno actualizará los tramos de emisiones de dióxido de carbono (CO2). Actualmente, son los siguientes: 0% para vehículos con emisiones menores o iguales a 120 g/km de CO2; 4,75% para los que emiten entre 121 y 159 g/km; 9,75% para aquellos que registran entre 160 y 199 g/km, y 14,75% para los vehículos con emisiones superiores o iguales a 200 g/km.

También se incrementará el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica, emitido por los Ayuntamientos y que deben pagar todos aquellos modelos aptos para circular por las vías públicas. El Ejecutivo quiere vincularlo a la emisión de partículas contaminantes, por lo que los coches más antiguos serán los que más paguen.

Galería: Actualidad y seguridad vial

A cambio, Pedro Sánchez promete fomentar el teletrabajo, el coche compartido y el uso de otros medios de transporte 'limpios', como los vehículos eléctricos o las bicicletas. El objetivo final es reducir un 35% el coche privado en entornos urbanos, hasta el año 2030. 

Centrándonos en los modelos eléctricos, el futuro presidente del Gobierno pondrá en marcha planes de ayuda a la compra de estos coches ecológicos, tanto para particulares como para empresas. Además, se incrementará notablemente el número de puntos de recarga en áreas de servicio y centros de trabajo. 

Asimismo, se desarrollará un plan de comunicación para mostrar las bondades de los coches eléctricos y la localización de puntos para 'repostar' la batería, según solicita la normativa europea.  

En fin, parece que Sánchez apuesta claramente por la movilidad sostenible, algo que conllevará elogios de unos y críticas de otros. ¿En qué bando te posicionas? 

Fuente: El Economista