La aceleración de 0 a 100 km/h se reduce 1,2 segundos, respecto al deportivo de serie.

Últimamente, la compañía G-Power nos está deleitando con sus preparaciones sobre modelos BMW M. Hace unos días, te mostramos un M5 con 700 CV y ahora, el protagonismo recae en el M2 Competition. 

Seguramente, estamos ante uno de los mejores trabajos, por no decir el mejor, realizado sobre el coupé alemán. No en vano, la potencia del motor de 3,0 litros y seis cilindros en línea, con dos turbocompresores, asciende de 410 a nada menos que 680 CV.

¿Cuál ha sido la 'fórmula mágica'? Un kit compuesto por nuevos turbos, un sistema de escape y una reprogramación de la centralita electrónica ECU. El resultado es un incremento de 270 CV y 310 Nm, respecto al modelo estándar. No está nada mal...

Galería: BMW M2 Competition 2018

Prestaciones equivalentes a las de superdeportivos

Puede parecer una locura la afirmación, pero este M2 Competition 'vitaminado' deja muy atrás al M3 y al M4 en prestaciones y podría codearse con superdeportivos puros. Los 330 km/h de velocidad máxima y los 3,2 segundos que tarda en acelerar de 0 a 100 así lo corroboran. 

Si piensas que el kit de G-Power para el deportivo alemán tiene un precio prohibitivo, te vas a alegrar al saber que está alrededor de los 20.000 euros. No es una cifra baja, pero resulta perfectamente asumible para alguien que desembolsa 75.450 euros por el modelo de serie.

En total, por menos de 100.000 euros, dispondrás de un vehículo capaz de plantar cara a modelos de Ferrari o Lamborghini, así como batir claramente a prácticamente todos los Porsche que se te crucen por el camino. Por no hablar de que puedes 'driftear' todo lo que desees, hasta que los neumáticos digan basta. Compruébalo en el vídeo.