Además de ser más potente que el M2 Coupé, el deportivo alemán disfruta de un chasis optimizado.

Hemos hablado mucho de este coche y, al fin, lo podemos conocer en toda su grandeza. El BMW M2 Competition 2018 es un deportivo de raza, que, aunque parezca difícil, supera en muchos aspectos al M2 Coupé 'convencional'. No solo ofrece más potencia, sino que también posee otras cualidades optimizadas. Menuda joya...  

Comenzando por la parte mecánica, el coche monta el mismo propulsor que el M4 Coupé, un bloque de 3,0 litros y seis cilindros en línea, con dos turbocompresores. No entrega los 431 CV de su 'hermano' mayor, pero sí unos destacados 410 CV entre las 5.230 y las 7.000 rpm. Por su parte, el par máximo llega a 550 Nm entre las 2.350 y las 5.230 vueltas. 

Con la caja manual de seis velocidades, de serie, el BMW M2 Competition 2018 completa la aceleración de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos, tiempo que se reduce en dos décimas si la transmisión es la automática de doble embrague DCT, con siete marchas. Sea cual sea el cambio elegido, la velocidad máxima está limitada a 250 km/h, aunque, con el paquete M Driver Package, este registro aumenta hasta los 280 (270 en el M2 Coupé).

BMW M2 Competition 2018
BMW M2 Competition 2018

BMW M2 Competition 2018, con muchas mejoras

El modelo germano estrena un sistema de escape variable, que modula el sonido, en función del modo de conducción seleccionado. En total, cuenta con cuatro salidas, agrupadas de dos en dos y acabadas en color negro, perfectamente integradas en el difusor trasero. 

También debemos mencionar los componentes de polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP), en la carrocería, y los ejes elaborados en aluminio. Todo, tomado de los M3 y M4 Coupé. La dirección asistida electromecánica también ha sido ajustada en este vehículo de ensueño. 

En la parte posterior, el diferencial activo M puede variar el porcentaje de bloqueo automáticamente, según las necesidades. En las situaciones más extremas, tan solo tarda 150 milisegundos en bloquearse por completo. Asimismo, el control de estabilidad ha sido reprogramado y, como en otros modelos M, ofrece un modo M Dynamic que permite "cruzadas moderadas y controladas". 

Para controlar todo este caudal de fuerza, el equipo de frenos es más potente y está formado por discos delanteros de 400 milímetros de diámetro, con pinzas de seis pistones, y traseros de 380, con pinzas de cuatro. Por su parte, las dimensiones de los neumáticos varían en función del eje: 245/35 R19, delante, y 265/35 R19, detrás. 

BMW M2 Competition 2018
BMW M2 Competition 2018

BMW M2 Competition 2018, a la venta en verano 

En el habitáculo, la principal novedad reside en los botones M1 y M2 del volante, que permiten configurar distintos parámetros de la conducción y seleccionarlos fácilmente. En cuanto a los asientos opcionales M, de tipo baquet, vienen con reposacabezas integrados y un distintivo M2 iluminado a la altura de los hombros. Por último, el botón de arranque está pintado en color rojo.

En cuanto al equipamiento, el BMW M2 Competition 2018 dispone de más ayudas electrónicas a la conducción, como el asistente de frenada de emergencia automática, con detección de peatones, o el sistema de alerta por cambio involuntario de carril. También el coche reconocerá las señales de límite de velocidad, aunque, probablemente, muchos conductores las ignorarán cuando estén al volante (mal hecho, claro está).

En el exterior, los entusiastas no tendrán problemas en identificar el nuevo vehículo. Las inserciones oscurecidas y la insignia M Competition en el maletero son sus principales señas de identidad. 

El BMW M2 Competition 2018 se pondrá a la venta este verano y estamos seguros de que se convertirá en el modelo soñado por muchos. ¿A quién no le gustaría tenerlo en su garaje? 

Otras noticias relacionadas:

Galería: BMW M2 Competition 2018