El pesado Mercedes-AMG gana en potencia, pero ¿los batirá en aceleración?

Parece que para la gente de Top Gear no es demasiada locura enfrentar a un Mercedes-AMG G 63 contra dos populares deportivos del mercado, el Audi RS 3 Sportback y el Porsche 718 Cayman GTS.

Por un lado, tenemos la obra de la división deportiva de Mercedes-Benz, un robusto todoterreno que, a pesar de la llegada de la moda de los SUV, mantiene la esencia del modelo original. O lo que es lo mismo, la tracción integral y la reductora son un obligado de serie.

Galería: Mercedes-AMG G 63 2018

Como estamos ante el tope de gama, bajo su capó encierra un motor de gasolina con ocho cilindros en V y que cubica 4,0 litros. De ahí que el portento alemán tenga un rendimiento de 585 CV y un par máximo de 850 Nm.

Ten en cuenta que hablamos de un vehículo que marca en la báscula 2.560 kilos e, incluso con eso, se permite el lujo de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos.

Y ahora pasamos a hablar de sus rivales, que obviamente en sus fichas marcan un peso inferior. Y no hablamos de unos pocos kilos menos, sino que la diferencia es de más de una tonelada.

En el caso del Audi RS 3 Sportback, estamos ante la versión más deportiva del compacto, en este caso, haciendo uso de la carrocería de cinco puertas y equipando un propulsor de gasolina 2.5 TFSI, con cinco cilindros y 2,5 litros de cubicaje.

De esta manera, se obtienen los 400 CV y el par motor de 480 Nm, pudiendo acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 4,1 segundos. De hecho, de los tres que salen en el vídeo, es el que más rápido alcanza esa velocidad, pero recuerda que lo que vas a ver es una recta en la que todos ellos tienen tiempo y espacio de sobra para subir la aguja del cuentakilómetros más allá del número 100.

Galería: Prueba Audi RS 3 Sportback 2018

Por último, pero no por ello menos importante, tenemos el Porsche 718 Cayman GTS, que bien podríamos catalogar en un nivel por encima del Audio, dentro del Grupo Volkswagen, al que pertenecen ambos.

Aunque siempre te hablamos por precio, porque en realidad, las prestaciones del Porsche son inferiores, contando con una mecánica bóxer, turboalimentada y tetracilíndrica, de 2.480 cm3 y extrayendo un rendimiento de 365 CV. Sus 4,6 segundos en el 0 a 100 km/h no resultan nada especiales si los comparamos con el tiempo de los otros dos modelos.

Y dicho esto, ¿por cual de los tres apuestas?

Fuente: Top Gear