Bajo una carrocería inspirada en el Corvette, se escondían el chasis y el motor del Opel Kadett.

Los dos Opel más populares de los años 60 fueron el compacto Kadett y la berlina Record, dos automóviles de líneas sencillas, que soportaron bien el paso de los años: ambos tenían formas definidas, un techo muy horizontal y transmitían gran sensación de solidez.

Sin embargo, en 1965, la marca alemana decidió dar un giro a su imagen y crear el prototipo Experimental GT, un coupé inspirado en la segunda generación del Chevrolet Corvette (Opel y Chevrolet formaban parte de General Motors), que proyectó el nuevo estilo que adaptaría la compañía en los años 70. 

Opel Experimental GT 1965

Deportivo, pero no práctico

La carrocería del Experimental GT, concebida por el alemán Erhard Schenell (que también diseñó otros modelos, como el Calibra), estaba inspirada en las líneas afiladas de moda en Estados Unidos, en aquella época. De esta forma, este concept car contaba con una carrocería de altura muy reducida y unas formas aerodinámicas, que no se inspiraban en ningún otro Opel.

El capó era muy largo y afilado, el habitáculo estaba en posición retrasada y en la zaga, que parecía 'recortada', se agrupaban cuatro faros redondeados, unos detalles cromados y una inusual tapa del depósito de combustible, ubicada en la parte superior.

También resultaban típicos de la época los faros delanteros escamoteables. Las puertas del Experimental GT dejaban claro que este coche era un auténtico Opel, al 'morder' parte del techo y dejar un amplio hueco que mejoraba la accesibilidad.

Opel Experimental GT 1965

No rebosaba potencia...

Desde el punto de vista mecánico, este prototipo se mostraba bastante convencional, ya que el Opel Experimental GT adaptaba el chasis del Opel Kadett, del que también heredaba el propulsor 1.9 de 90 CV. Como ves, en lo que al propulsor respecta, había grandes diferencias con el Corvette de la época, que montaba un propulsor 5.4 V8, de 255 CV.

Por lo demás, el Opel Experimental GT no cayó en el olvido, ya que fue la fuente de inspiración para el Opel GT de 1968, que terminaría convirtiéndose en uno de los Opel más famosos de la historia.

Galería: Opel Experimental GT 1965