La berlina alemana saca 115 CV al deportivo británico, pero pesa mucho más...

De nuevo, hemos indagado y descubierto una espectacular carrera de aceleración, en la que dos vehículos de muy distinta índole, pero con sendos motores V8 biturbo, pretenden vencer sin piedad a su rival. Hablamos del BMW M5 Competition, dotado de un bloque de 4,4 litros con 625 CV, y del Aston Martin Vantage, con una mecánica de 4,0 litros y 510 CV. 

A priori, los 115 CV de diferencia entre ambos deberían ser suficientes para declarar un vencedor, sin necesidad de ver el vídeo. Pero también debemos tener en cuenta que el Vantage registra solo 1.530 kilos en la báscula, mientras que el M5 Competition suma 1.865. Es decir, esta disparidad en el peso, cifrado en 335 kilos, puede apretar mucho el resultado...

Otra variable también importante tiene que ver con los sistemas de tracción. El deportivo británico envía toda la fuerza mecánica al tren trasero e incorpora el diferencial autoblocante electrónico E-diff para mejorar la motricidad. Por el contrario, su rival confía en la tracción total xDrive, complementada con el Diferencial Activo M.

Galería: BMW M5 Competition 2018

Con las prestaciones oficiales en la mano, el M5 Competition declara una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos, mientras que el Vantage detiene el cronómetro en 3,6. Cabe recordar que la carrera es de un cuarto de milla, 402 metros, por lo que ambos rivales superarán esa velocidad rápidamente.  

Una vez expuestos todos los datos posibles, ahora te toca pronosticar cuál será el ganador. Independientemente de si tienes dudas o no, no te pierdas este vídeo de apenas 1'30" porque sube la adrenalina al máximo. Ya me gustaría ser uno de los dos pilotos de la grabación... y a ti seguro que también.

Fuente: Car Magazine SA, vía YouTube

Galería: Aston Martin Vantage 2018