En los años 70, el pequeño modelo francés se atrevió a 'cruzar el charco'.

¿Te imaginas un Renault 5 circulando por las calles de Manhattan o Los Ángeles? A todas luces, la imagen puede parecer incongruente. Sin embargo, el pequeño coche francés intentó seducir a los conductores del mercado estadounidense, desde mediados de los años 70, bajo el nombre de Renault LeCar.

Sobre la base del exitoso Renault 5, que empezó su comercialización en Europa en 1972, la firma francesa intentó aprovechar la dinámica para exportar su modelo estrella a Norteamérica. 

Había otro punto a su favor, como la reciente Crisis del Petróleo del año 1973, tras la que los modelos más pequeños y eficientes empezaron a hacerse un hueco en el mercado norteamericano.

Renault R5 LeCar (1976-1986)

A la venta desde 1976

A través de una asociación con AMC (American Motor Company), empresa que el fabricante francés compraría unos años más tarde, el Renault 5 hizo su aparición en el mercado en el año 1976. 

Renombrado como Renault LeCar (no confundir con la edición limitada europea Renault 5 LeCar), estaba dotado de un equipamiento realmente completo, al gusto de sus nuevo clientes.

Pero las ventas del LeCar, con un pequeño motor de 1.397 cm3, nunca llegaron a despegar en Estados Unidos, mientras que otros modelos más prestacionales, como el Honda Civic o el Volkswagen Rabbit (nuestro Golf), alcanzaron un éxito mucho mayor.

'

En cambio, en Canadá, el utilitario tuvo una acogida más cálida, imaginamos que por la naturaleza francófona de parte del país, pero también, por campañas de publicidad como la que puedes justo arriba.

Allí se importó hasta el año 1986, tres más que en Estados Unidos, hasta que fue reemplazado por la versión específica del Super 5, destinada al continente americano.

Renault R5 LeCar (1976-1986)
Renault R5 LeCar (1976-1986)

Uno de los pocos ejemplares que quedan del Renault LeCar, matriculado en 1980, fue visto hace poco en una web de venta de coches usados. El vendedor, originario de Hanover Park, Illinois, asegura ser el segundo propietario del coche, que está en buen estado de funcionamiento, pero visiblemente atacado por la corrosión, el talón de Aquiles del Renault 5 y, por tanto, del LeCar.

Según se especifica en el anuncio, el equipo de frenos ha sido puesto a punto por completo, aunque parece que es necesario llevar a cabo algunas reparaciones en el sistema de escape. Todo, por el módico precio de 2.900 dólares (al cambio, unos 2.550 euros).

Galería: Renault R5 LeCar (1976-1986)