Modificaciones sutiles en el exterior, combinadas con un interior repleto de piel noble, maderas y tecnología de última generación.

Después de su increíble asociación con Nissan, que ha dado lugar al espectacular GT-R50, Italdesign nos vuelve a sorprender con otra novedad, en este caso, protagonizada por el Mercedes-Benz Clase V y esta versión tan especial.

En realidad, la famosa empresa de diseño italiana se ha asociado con Xingchi Automobiles, una compañía china especializada en la transformación de vehículos industriales de Mercedes-Benz y Volkswagen. Y en su último proyecto se ha realizado a partir del modelo de la firma de la estrella, concretamente, sobre la versión V 260 L.

Galería: Mercedes V-Class by Italdesign

Lleva el nombre de 'Vulcanus' y se diferencia de cualquier otro Clase V por unos ligeros retoques estéticos exteriores y por el perfil cromado que rodea todas las zonas acrisoladas. En la parte delantera, el paragolpes ahora alberga unas luces de conducción diurna, con tecnología de tipo LED, en forma de triángulo, mientras que la clásica parrilla de Mercedes-Benz se beneficia de una dosis extra de cromados, que eleva la distinción del aspecto exterior.

Hasta aquí, todo bastante previsible. Sin embargo, al abrir cualquiera de la dos puertas laterales deslizantes, con accionamiento eléctrico, comprenderás la enorme transformación que ha sufrido el habitáculo. La tapicería de cuero genuino y la madera noble presentes en el interior generan una atmósfera muy acogedora y lujosa, mientras que las cortinas de las ventanillas laterales refuerzan la sensación de privacidad.

Además de un refinado aspecto, el habitáculo disfruta de tecnología de última generación, incluido el reconocimiento de huellas dactilares y las pantallas digitales de gran tamaño, más habituales en un salón que en el interior de un vehículo.

Mercedes-Benz Clase V de Italdesign

El Clase V reinterpretado por Italdesign y Xingchi Automobiles también dispone de una mampara de cristal, que separa el compartimiento delantero de las plazas traseras, para garantizar la privacidad de los ocupantes. Tal y como puedes apreciar en las imágenes, entre los asientos traseros, que disponen de múltiples reglajes, existe una pantalla táctil desde la que los pasajeros pueden seleccionar todos los ajustes disponibles.

Aunque fue desarrollado, principalmente, para fines comerciales, el Clase V de Mercedes-Benz también puede satisfacer las necesidades de movilidad de una familia numerosa. En este sentido, la disposición de los asientos es muy flexible y el fabricante puede personalizar el habitáculo en función de las peticiones de los clientes.