Te recomendamos no intentarlo en casa...

Aunque hace unos años que dejó de venderse, estamos seguros de que aún recuerdas el Bugatti Veyron. El superdeportivo fue el primer modelo lanzado por la firma francesa tras su vuelta a la vida y, gracias a su motor 8.0 W16 de 1001 CV, no tuvo problemas en hacerse un sitio entre los mejores coches de la época. 

En parte, lo consiguió gracias a convertirse en uno de los modelos más rápidos del mundo, debido a que podía superar los 400 km/h. De hecho, en julio de 2010, un Bugatti Veyron Super Sport batió el récord de velocidad máxima, con 431 km/h. Una cifra que, más tarde, sería superada por los Hennessey Venom GT y Koenigsegg Agera RS.

Otras noticias y pruebas de Bugatti

Récord para un conductor particular

Normalmente, las plusmarcas de velocidad son establecidas por los propios fabricantes, que alquilan un circuito o cierran al tráfico una carretera, para llevar a cabo el intento con sus pilotos de pruebas. 

Sin embargo, el registro que hoy te traemos tiene como protagonista a un cliente de la marca que, como no podía ser de otra manera, ha llevado a cabo su intento de superar los 400 km/h en una autopista alemana sin límite de velocidad. El protagonista es el empresario croata Radim Passer, dueño del grupo inmobiliario Passerinvest.

Ya en 2011, acompañado por su equipo y su Veyron, llegó hasta Alemania para llevar a cabo una primera intentona, pero no pudo accionar el denominado modo Top Speed, que permite al coche superar los 375 km/h. Según los ingenieros de la marca, el problema fue provocado por una temperatura ambiente demasiado baja.

Bugatti 16.4 Veyron

En mayo de 2012, el empresario volvió a intentar el experimento... sin resultados satisfactorios. Esta vez, Bugatti le recomendó cambiar la caja de cambios del coche. Y por fin, al tercer intento, consiguió activar el modo Top Speed y alcanzar los 402,5 km/h en carretera abierta, rompiendo todos los registros. 

Por supuesto, él está orgulloso de su hazaña y afirma que en ningún momento temió por su seguridad o la del resto de conductores, dado que la autopista estaba completamente desierta. 

Sin embargo, en Motor1.com España no nos gustan este tipo de 'proezas'. Principalmente, porque estamos en contra de toda conducta que ponga en peligro a cualquier usuario de la vía... aunque técnicamente no resulte ilegal, como es el caso.

De hecho, no recomendamos a nadie que intente replicar esta acción en carretera abierta, con un Veyron o con cualquier otro coche. A fin de cuentas, a partir de ciertas velocidades, cualquier pequeño imprevisto puede tener consecuencias dramáticas. 

Gallery: Bugatti 16.4 Veyron