Desde luego, parece el complemento ideal para toda despedida de solter@. Hablamos con su creador.

Muchas veces, en Motor1.com te hablamos de coches curiosos y extraños. Pero casi ninguno como este jet privado, que está viviendo una segunda vida como limusina. Una extravagante y alocada preparación, a la que no vemos mucho sentido, la verdad... salvo que alguien quiera utilizarlo, en una última noche de locura, antes de dar el sí quiero.

Para arrojar un poco de luz sobre el asunto, nuestros compañeros de Motor1.com en Estados Unidos han hablado con su creador, Frank DeAngelo, uno de los alocados integrantes de Limo-Jet. 

Otras noticias sobre coches rarunos

Tras algo así como 12 años en el limbo, el proyecto nació en 2006, este 'Frankenstein' con alas acaba de ver la luz. "Fui lo suficientemente tonto en ese momento para decir que sí, que lo hiciéramos", comentó DeAngelo, durante la entrevista telefónica, recordando en broma cómo nació el Limo-Jet.

"Sí, es el fuselaje genuino de un Lear Jet, convertido en automóvil. Como es de aluminio y no está diseñado para rodar continuamente por el asfalto, se recurrió a numerosos especialistas para reforzarlo, lo que no es una tarea sencilla", afirmó.

Distintos especialistas se encargaron de las suspensiones, mientras que el carenado trasero, construido en fibra de vidrio, necesitó una inversión de casi 9 meses hasta que estuvo acabado. Por su parte, el trabajo en la parte electrónica también fue una odisea en sí mismo...

Avión convertido en limusina

Con motor V8 y 12,0 metros de largo

En total, entre 60 y 100 personas estuvieron involucradas en darle vida al Limo-Jet. Conducido por primera vez la semana pasada, en el KnowledgeFest de Dallas, DeAngelo comenta que es bastante divertido de conducir. En parte, gracias a un motor Vortec V8, de origen GM. Es cierto, no es un as de la velocidad, pero resulta suficiente.

Y es grande, muy grande. Mide 12,0 metros de largo, por 3,53 de alto, al tiempo que declara más de 5.440 kilos. Pero tranquilos, equipa unas llantas de aleación de 28 pulgadas...

Desde luego, esta primera aproximación no ha hecho más que alimentar nuestra curiosidad. Prometemos seguir sus próximas andanzas muy de cerca.

Galería: Avión convertido en limusina