Una flota de modelos de la marca británica mantiene en funcionamiento una población rural.

Las celebraciones de Land Rover por su 70 aniversario no paran. La última resulta muy curiosa, tanto por la historia detrás de ella como por el territorio donde se ha llevado a cabo. Se trata de una visita a una comunidad rural remota, situada en Bengala Occidental, que depende de una flota de modelos clásicos de la firma británica para no quedar completamente aislada.    

Otras noticias de Land Rover en Motor1.com:

Esta pequeña ciudad de las profundidades del Himalaya es conocida como la 'Tierra de los Land Rover' y cuenta con varios todoterrenos, meticulosamente mantenidos desde 1957, para poder comunicarse con otros núcleos de población. De hecho, la comida o las visitas médicas son posibles gracias a los coches del fabricante inglés.  

El vídeo anexo muestra un espectacular trayecto de 19 millas (alrededor de 30 kilómetros) hecho a menudo por los residentes de Maneybhanjang hasta Sandakphu. El camino incluye peligros casi mortales, como senderos rocosos, un clima muy cambiante y desniveles imponentes hasta la cima del pueblo, que se encuentra a una altitud de 3.636 metros sobre el nivel del mar.

Land Rover: viaje al Himalaya

Como parte del viaje, Land Rover conoció de primera mano la flota de vehículos clásicos que proporcionan un papel tan vital para esta comunidad. Desde luego, parece difícil celebrar sus 70 años de historia con algo más emotivo que esta experiencia. 

Para aquellos que no lo sepan, la firma inglesa presentó su primer coche, el Serie I, en el salón de Amsterdam de 1948. La fabricación del mismo comenzó un año después y supuso el germen del Defender, el vehículo icónico por antonomasia de Land Rover. Otro modelo histórico para la compañía, el Range Rover, se introdujo en el mercado en el año 1970, por lo que en dos años cumplirá nada menos que medio siglo. Seguro que habrá sorpresas con motivo de este aniversario...  

Galería: Land Rover: viaje por el Himalaya