¿Crees que lo has visto todo? Entonces, deberías revisar tus creencias.

Es el increíble Hulk de los Volkswagen Golf. Y no lo decimos solo por su aspecto, que con una pintura de color verde lima y unos inmensos neumáticos que vaticinan cantidades ingentes de potencia. En realidad, lo que hace diferente a este Volkswagen es que esconde algo brutal bajo la carrocería: un motor VR6 dotado de turbocompresor bajo el capó delantero, unido a  otro propulsor VR6 turboalimentado situado en lo que algún día fue el maletero. De modo que hemos considerado que Golf VR12 sería un buen apodo.

Efectivamente, se trata de un Golf bimotor, que desarrolla, ni más ni menos, que 1.600 CV de potencia. Cada uno de los propulsores cuenta con una caja de cambios propia. Ambas pueden funcionar de forma independiente, o bien coordinadas, a través de un curioso mando compuesto por tres palancas. 

Más preparaciones en Motor1.com:

Algo que, según el propietario de este peculiar Volkswagen Golf de tercera generación, también se hace extensivo a las mecánicas. Ambos motores pueden funcionar de forma totalmente independiente, de modo que este Volkswagen puede iniciar la marcha con el motor delantero, el trasero o con una configuración bimotor. Es decir puede ser un vehículo de tracción delantera, propulsión trasera y total, a la vez. ¿Acaso no es genial? 

Por si esto fuera poco, el también se han incorporado dos frenos de mano hidráulicos, uno para cada eje.

Twin-engine VW GTI VR12

Este Volkswagen Golf es auténtico un avión

Como imaginarás un Volkswagen Golf GTI con tracción total y 1.600 CV de potencia, jamás será un coche lento. De hecho, el vídeo que ilustra esta noticia muestra como, en la pista de aterrizaje de Pikes Peak, consigue completar una carrera de media milla (más de 800 metros), a una velocidad máxima de 183,74 mph, equivalentes a 296 km/h. 

Sin duda e un registro tremendo, teniendo en cuenta que este modelo carece de ninguna modificación aerodinámica demasiado seria... salvo la incorporación de un paracaídas para ayudarle a frenar una vez que termina la carrera. Parece que como decía en Enzo Ferrari, la aerodinámica es para los que no tienen un buen motor, pero también para quien no tiene unos buenos frenos.

Twin-engine VW GTI VR12
Twin-engine VW GTI VR12

Un poco más adelante, también se puede apreciar a este Volkswagen Golf en acción, en una carrera de un cuatro de milla. Tras realizar varios burnouts, con las ruedas delanteras y traseras, consiguió completar los 402 metros de carrera en 9,06 segundos, registrando una velocidad máxima de 252,5 km/h. 

El propietario de este Volkswagen Golf GTI VR12 ha asegurado que se trata de un proyecto incompleto. Esperamos a que lo tenga acabado, porque es una de las preparaciones más radicales que hemos visto nunca.  

Gallery: Volkswagen GTI VR12 bimotor