Sergio Marchionne dijo el año pasado que Vettel había aprendido de sus errores, pero su temporada 2018 demuestra lo contrario.

Sergio Marchionne habría justificado la salida de pista de Vettel en Alemania, como una muestra más del carácter del piloto alemán cuando está sometido a mucha presión. El año pasado definió a Sebastián como "un poco meridional, que de vez en cuando pierde los nervios".

"Es muy emocional, pero no es menos cierto que sus emociones son como la reacción de un gran jugador cuando se encuentra bajo presión. 'Seb' ha demostrado que estudia todo mucho, está comprometido, y en 2018 creo que su componente 'sureño' no se verá, lo ha aprendido", indicó entonces.

Por desgracia, no aprendió lo suficiente, puesto que ahora que Ferrari está demostrando tener un coche ganador, los errores de Vettel probablemente cuesten muy caros, ya que su principal rival, Lewis Hamilton, está siendo capaz de compensar la inferioridad del Mercedes con su talento.

El Vettel que se vio golpear el volante de su SF71H, en un claro ataque de rabia después de haber acabado contra las barreras, en la curva Sachs, es diferente del comedido Vettel que minutos más tarde se fue a disculpar con los miembros de su equipo en el muro por lo que calificó como "un pequeño error con graves consecuencias".

En realidad, se trata de un error grande de un piloto que solo tenía un objetivo en mente: ganar el Gran Premio de Alemania frente a su público. El alemán no pensó en que estaba al frente del campeonato y había comenzado a caer agua de forma intermitente, por lo que era importante ser cauto en el único punto de la pista (la curva ... 13), donde las protecciones están cerca.

El accidente de Sebastian Vettel en el GP de Alemania

El recto de Baku en la parte final

El de Hockenheim solo fue el último error de Vettel. ¿Cómo olvidar lo que hizo en la recta en el relanzamiento de Bakú antes de las últimas vueltas, cuando trataba de pelear por el liderato teniendo a Lewis Hamilton detrás? Gracias al recto del piloto de Ferrari y al posterior pinchazo de Bottas, fue el inglés quien ganó.

El toque con Bottas en Francia

En Francia, 'Seb' hizo una gran salida desde la segunda fila, pero en la primera curva bloqueó y golpeó la parte trasera izquierda del Mercedes de Valtteri Bottas: el de Ferrari tuvo que poner un alerón delantero nuevo y cumplir con una penalización de 5 segundos que no le impidió hacer una buena remontada hasta el quinto lugar. El del Castellet fue un incidente de carrera y ahí se quedó.

El bloqueo a Sainz en el Red Bull Ring

Una semana después de la visita a Paul Ricard, en la clasificación del Gran Premio de Austria en la curva 1 bloqueó al Renault de Carlos Sainz, que venía por detrás. El español ya se había clasificado para la Q3, por lo que no le afectó realmente, pero el piloto de Ferrari fue castigado con tres posiciones en parrilla por permanecer en la trazada yendo lento. No fue un verdadero error del tetracampeón, sino un momento de desconcentración que le salió caro.

Cuatro episodios, cuatro acciones, que le han costado puntos importantes, tanto individualmente en el campeonato de pilotos como en el de constructores a Ferrari. El SF71H es, sin duda, el mejor monoplaza hoy por hoy, pero ahora son los Mercedes los que lideran los dos rankings. El equipo del Cavallino ha cumplido con su deber, el piloto alemán no. Ahora Sebastian deberá recompensar a los de Maranello con una victoria en Hungría el próximo fin de semana. La oportunidad de redención es inmediata y útil para acabar con todos los fantasmas.

Galería: El accidente de Vettel en el GP de Alemania 2018