Cincuenta años separan a dos de las creaciones más exitosas de la firma española, como son el SEAT 124 y el Ateca. Medio siglo donde la evolución del automóvil es tan exagerada que da miedo.

Allá por 1967, aparecieron los primeros carteles publicitarios que anunciaban el lanzamiento inminente de nuestro querido 124, un automóvil que marcaría una época en nuestro país. Un coche situado por encima del archiconocido SEAT 600, destinado a un público con un poder adquisitivo superior, que daba continuación a toda una saga donde se encontraban los SEAT 1400, 600, 1500 y 850 (en sus distintas versiones), por orden cronológico de aparición.

SEAT 124 y SEAT Ateca: 50 años de diferencia

Toda una vida

Esa es la sensación que tenemos cuando hablamos de un vehículo que se puso a la venta en 1968, puesto que ninguno de los miembros que formamos esta redacción habíamos nacido. La presentación oficial se llevó a cabo en el salón del Automóvil de Barcelona de aquel año, y su filosofía familiar caló en la clase media española, que buscaba un automóvil amplio, elegante, con cinco plazas y un generoso maletero.

El SEAT 124 pesaba tan solo 855 kilos y montaba una mecánica de 1.197 cmque desarrollaba 60 CV (DIN), cifras que le permitían alcanzar una velocidad máxima de 140 km/h, prestaciones muy dignas, sobre todo, si tenemos en cuenta que nuestras carreteras estaban plagadas, principalmente, de distintas versiones de su hermano pequeño, el 600. Para hacerse con uno, había que pagar, con impuestos incluidos, 144.432 de las antiguas pesetas, unos 868 euros de los de ahora.

SEAT 124 y SEAT Ateca: 50 años de diferencia

Tradición familiar

En el año del lanzamiento, el llamativo SEAT 124 consiguió el premio al Coche del Año en España, galardón que lo acreditaba como la berlina ideal para viajar, donde el equipaje tenía su hueco en la parte trasera, amén de las famosas bacas que se colocan en el techo, en aquellos tiempos, para casi todo lo que no cabía.

El 15 de julio de 1969, la cadena de montaje alcanzó la cifra “un millón” de vehículos producidos, desde su puesta en marcha en 1950, y el modelo que logró tan simbólico número, no es otro que una unidad de la primera generación del SEAT 124. Hoy en día, forma parte de la Colección de Coches Históricos que la marca posee.

SEAT 124 y SEAT Ateca: 50 años de diferencia

A partir de la fecha mencionada, fueron apareciendo más miembros de la familia. El primero en ver la luz fue la versión con carrocería familiar, conocida como SEAT 124 - 5 puertas. A continuación, llegó el 1430, con un motor de 1.438 cm3 y 70 CV (DIN), que alcanzaba los 150 km/h. 

También en 1969, hizo acto de presencia la variante “Lujo”, conocida como SEAT 124-L, que incorporaba un equipo de radio, nuevos colores para la carrocería, moquetas y unos llamativos neumáticos con banda blanca, entre otros.

En los últimos meses de 1970, apareció el SEAT 124 Sport Coupé 1600, con motor de cuatro cilindros y 1.608 cm3, que rendía 110 CV (DIN), para completar la gama del 124 con tres carrocerías diferentes. 

A partir de ahí, se fueron sucediendo distintas evoluciones mecánicas y estéticas, colocándose como versión tope de gama el SEAT 124 D 2000, conocido como FL 90, con una mecánica tetracilíndrica de 1.919 cm3. En 1980, cesó la producción de forma definitiva.

Por supuesto, no podemos dejar de mencionar la andadura de nuestro querido SEAT 124 en competición, donde viajó por España y Europa, conducido por las dos parejas de pilotos y copilotos españoles, Salvador Cañellas y Daniel Ferrater o Antonio Zanini y Juan Petisco.

SEAT 124 y SEAT Ateca: 50 años de diferencia

Herencia genética

Si trasladamos la filosofía del SEAT 124 clásico, hasta nuestros días, aparece en escena el modelo que, hoy en día, coge el testigo de aquel automóvil familiar de 1968. Cincuenta años y mucha evolución mecánica los separan, pero ambos poseen la misma filosofía y cualidades suficientes, para viajar cómodamente, según los cánones de su tiempo.

Nos referimos al SEAT Ateca, un todocamino que, a los pocos meses de ponerse a la venta, también consiguió hacerse con el premio al mejor Coche del Año, en nuestro país. Un vehículo que ofrece mecánicas y tecnología de última generación, como muestran todas las ayudas electrónicas a la conducción que ofrece o el último gadget que incorpora: un cuadro de instrumentación totalmente digital, de 10,25 pulgadas.

SEAT 124 y SEAT Ateca: 50 años de diferencia

La firma española lo denomina “Digital Cockpit” y lo ofrece como equipamiento opcional o de serie, dependiendo del acabado que elijamos en el SEAT Ateca. Ofrece numerosas posibilidades de configuración, para que cada propietario elija la que más se adapta a sus preferencias personales.

SEAT 124 y SEAT Ateca: 50 años de diferencia
SEAT 124 y SEAT Ateca: 50 años de diferencia

Poco más podemos escribir sobre el SEAT Ateca que no hayamos comentado anteriormente. Si quieres disfrutar de un referente en el segmento, la gama parte desde los 21.650 euros, de la versión 1.0 TSI 115 CV St&Sp REFERENCE ECOMOTIVE, hasta los 41.965 euros, de la variante 2.0 TDI CR 190 CV DSG-7 4Drive St&Sp FR PLUS. ¡Disfrútalo!

Más noticias y pruebas sobre SEAT:

Galería: SEAT 124 y SEAT Ateca: 50 años de diferencia