El Citroën BX es uno de los coches franceses más populares de los años 80. Nacido en 1982, supuso una nueva época para Citroën.

El Citroën BX se presentó, por primera vez, el 23 de septiembre de 1982 bajo la torre Eiffel y, más tarde, se convirtió en una de las grandes estrellas del salón de París, donde provocó un asombro generalizado. Reemplazo del GS y hermano pequeño del CX, nació con la complicada misión de demostrar de lo que era capaz la marca en su nueva etapa. No en vano, se trataba del primer modelo desarrollado por Citroën desde que Peugeot adquiriera la marca en los años 70. Y ahora, 35 años después, está iniciando entre los coches clásicos

Coches clásicos, más información:

Diseño italiano...

No te equivoques, su increíble diseño no es francés, sino obra del italiano Marcello Gandini, diseñador de Bertone. El coche contaba con una silueta muy distinta a la habitual en la categoría: estaba concebido como un hatchback, algo totalmente distinto a las clásicas berlinas de tres volúmenes de la época. Por otro lado, se trataba de un coche con una contenida longitud de 4,23 metros, así como un peso de unos 900 kilos, dependiendo de la versión.

Citroën BX
Citroën BX
Citroën BX

... pero es un verdadero Citroën

A pesar de su diseño italiano de compartir componentes con los Peugeot de la época, el BX era un verdadero Citroën, como demuestra su suspensión hidroneumática, que permitía modificar la altura de la carrocería y mantener su altura constante al suelo, incluso cuando estaba cargado. Además, muchos de sus elementos procedían del CX, como elementos del salpicadero o el parabrisas monomando.

Citroën BX
Citroën BX
Citroën BX Break

Por otra parte, el espacio interior era generoso, especialmente en la versión familiar, denominada posteriormente Evasion, que podía equipar siete asientos. En lo que a los motores respecta, estuvo disponible con mecánicas de entre 60 y 200 CV de potencia y, además, estuvo disponible con versiones de tracción total. 

Citroën BX: un éxito comercial

Fabricado en la factoría francesa de Rennes-la-Janais, de donde saldrán 2.315.180 unidades ensambladas, durante los más de 12 años que duró su producción, en los que recibió dos restyling.

Citroën BX
Citroën BX

El primero fue en 1986, cuando se rediseñaron los grupos ópticos, se suavizaron las líneas del frontal y se introdujo un salpicadero más moderno. La segunda renovación tuvo lugar en 1989, con la introducción de unos nuevos pilotos y pequeños retoques estéticos. 

Citroën BX
Citroën BX

Citroën BX: series especiales

Durante su dilatada vida comercial, existieron numerosas series especiales del Citroën BX. Además de las versiones Millesime o Sélection, el BX también estará disponible en versiones Fashion, Leader, Image e, incluso, una edición especial denominada Digit, que incluía una instrumentación electrónica... ¡en la década de los 80!

Citroën BX
Citroën BX
Citroën BX

Citroën BX: versiones deportivas

También existieron versiones deportivas, como el BX 19 GT o el GTI que llegó a desarrollar 160 CV de potencia, que se combinaban con la excelente estabilidad del coche. De hecho, el Citroën BX obtendrá importantes éxitos en rallycross, con Jean-Luc Pailler al volante, y en Superturismos.

Citroën BX 4TC
Citroën BX Supertourisme

Sin embargo, existe una sombra en su expediente, con el fiasco del Citroën BX 4TC, que apuntaba a lo más alto del Grupo B. También existió un 4TC de calle, necesario para homologar el coche de carreras. Un coche que no resultaba especialmente seductor y del que Citroën trato de adquirir todas las unidades vendidas para hacerlas desaparecer. 

Citroën BX 4TC
Citroën BX 4TC
Citroën BX 4TC

El Citroën BX en el cine

El Citroën BX se convertirá en una estrella de cine, en la comedia "Operación Corner Beef", donde Jean Reno le someterá a una dura prueba

 

 

Forma parte de algo grande

Citroën BX 1982