¿El objetivo? Obtener un 6% de beneficio en 2026.

El Grupo PSA y General Motors han formalizado la venta de Opel y Vauxhall al grupo francés. Tras pertenecer durante 88 años a la familia de General Motors, la marca alemana y su filial británica Vauxhall pasan a integrarse dentro del segundo mayor fabricante de coches europeo, en lo que ventas se refiere.

“Es un día histórico” ha asegurado el nuevo consejero delegado de Opel, Michael Lohscheller. “Seguiremos nuestro camino de poner la tecnología alemana a disposición de todos”.

Por su parte, el consejero delegado del Grupo PSA, Carlos Tavares, ha asegurado que “Opel seguirá siendo alemana y Vauxhall británica. Son el complemento perfecto para nuestra actual oferta de marcas francesas Peugeot, Citroën y DS Automobiles”.

Lo cierto es que la adquisición de Opel y Vauxhall supondrá para el Grupo PSA un importante paso adelante en lo que a cuota de mercado ser refiere. En concreto del 17%, lo que llevará a convertirse en uno de los mayores fabricantes del continente, ocupando la primera o la segunda posición en la mayoría de los mercados.

PSA y General Motors formalizan la venta de Opel

¿Cuál es el plan de futuro de Opel?

En principio, aunque la venta de Opel acaba de formalizarse, las sinergías son efectivas desde hace algún tiempo. Por ejemplo, el Opel Crossland X se ha desarrollado de forma conjunta junto al Citroën C3 Aircross, con el que comparte plataforma y motores.

Este mismo otoño llegará al mercado el nuevo Grandland X y, a principios del próximo año, la próxima generación del Opel Combo. Por último, en 2019 llegaría su lanzamiento más importante a medio plazo: la nueva generación del Opel Corsa. Estos tres productos estarán desarrollados a partir de modelos del grupo francés.

En cualquier caso, durante los próximos 100 días, el nuevo equipo diseñará el plan de futuro para la marca, con el objetivo de hacerla rentable en 2020… y obtener un 6% de beneficios en 2026.

 

Opel, más información en Motor1.com:

Forma parte de algo grande