Equipa un motor V12 y cualquier cosa que desee su propietario.

Existen coches de lujo y, un paso más allá, se encuentra el nuevo Rolls Royce Phantom 2018. Un modelo que, a lo largo de sus ocho generaciones y casi 100 años de vida, ha representado la máxima expresión del lujo en el mundo del automóvil. Tal es así, que un Mercedes-Benz Clase S, un BMW Serie 7 o un Audi A8 pueden parecer coches 'del montón' a su lado.

Estoy en Los Ángeles, conociendo de primera mano algunos de los componentes del nuevo Phantom 2018. Ahora mismo, estoy rodeado de porciones de cuero, porcelana, piezas bañadas en oro... Por supuesto, están fabricadas a mano y se pueden ajustar al milímetro a las peticiones de cualquier cliente. 

Para alguien como yo, que se desplaza en un modesto utilitario, puede parecer innecesario este tipo de componentes en un automóvil. Pero esto es un Rolls Royce Phantom 2018 y, si algo se puede hacer, se debe hacer.

Su diseño ya es una declaración de intenciones. Hace unos días se especuló con que, tal vez, este modelo te podría pareciera horroroso. Pero al natural, este Rolls-Royce es imponente ya sea por sus grandes ruedas, sus líneas fluidas o por la forma en que su carrocería se ensancha elegantemente en la zona central. 

Rolls-Royce Phantom 2018
Rolls-Royce Phantom 2018

Rolls-Royce Phantom 2018: un gigante de aluminio

Desde el punto de vista técnico, la octava generación del Phantom es un automóvil completamente nuevo, desarrollado a partir de una plataforma que Rolls-Royce ha denominado, como no podía ser de otra forma, “Arquitectura del Lujo”. Un chasis que, en breve incorporarán todos los modelos de la marca y que, además de convertir a este Rolls-Royce en una alfombra voladora, lo dotará de un dinamismo superior al de su antecesor.

En cualquier caso el Rolls-Royce Phantom 2018 no es un coche liviano aunque esté construido en aluminio. Su versión larga mide 6,10 metros de longitud y tiene un peso superior a los 2.700 kilos. Tal vez, estas cifras aporten cierta validez al dicho popular que reza "si pesa, es bueno".

Bajo el capó equipa el icónico propulsor de gasolina V12, de 6,75 litros de cilindrada. Un motor que gracias a sus dos turbocompresores es capaz de desarrollar 570 CV y 900 Nm de par máximo, suficientes para que este Phantom acelere de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos. En cualquier caso, no creemos que participe en muchas carreras de dragsters. 

 

Rolls-Royce Phantom 2018

Adiós, mundo exterior

Por supuesto, en un coche como el Rolls-Royce Phantom 2018, la dinámica de conducción no resulta tan importante, cuando viajar en sus plazas traseras se convierta en una experiencia de lo más placentera. De ello se encarga una suspensión neumática que, gracias a unas cámaras ubicadas en el frontal del coche capaces de leer el perfil del asfalto, puede adaptar su dureza en función de las irregularidades que se avecinen

Por otro lado, este Phantom cuenta con eje trasero direccional, un dispositivo que ayuda a mejorar la maniobrabilidad en ciudad y que los chóferes de todo el mundo agradecerán, teniendo en cuenta las dimensiones del vehículo. 

La meta final, según los directivos de la marca, es aislar por completo a los pasajeros del mundo exterior, sin que perciban las irregularidades del asfalto o algún tipo de ruido en el habitáculo. Eso queda claro al observar los cristales dobles o los 130 kilos de material insonorizante que se han empleado. De hecho, según la firma británica, comparado con su antecesor, resulta un 10% más silencioso cuando se circula a 100 km/h.

Rolls-Royce Phantom 2018

Preferirás sentarte detrás...

Y luego está “El Abrazo”. Aunque pueda parecer otra cosa, se trata de unas puertas traseras con cierre automático, que pueden accionarse tanto desde el interior como del exterior del vehículo, y  que se denominan así por cómo recogen al ocupante de las plazas traseras al cerrarse.   

Por ahora, estoy acomodado detrás, relajado, rodeado por los mejores materiales de la industria de la automoción y en un espacio en el que se ha cuidado hasta el último detalle. No hay un solo resquicio mal acabado o un material de tacto desagradable. Es como estar sentado en un salón de lujo.

Algo realmente importante en este Rolls-Roye es “La Galería”, una gran pieza de vidrio que abarca desde la instrumentación hasta la consola central. Al igual que otros automóviles de lujo, este Rolls-Royce cuenta con una gran pantalla para la instrumentación y otra, de 12,3 pulgadas, en el salpicadero. El resto de elementos del interior dependerán de los gustos del cliente. 

Rolls-Royce Phantom 2018
Rolls-Royce Phantom 2018
Rolls-Royce Phantom 2018

La única limitación será el presupuesto 

De hecho, es posible tapizar su salpicadero en madera, cualquier tela o, incluso, seda. Pero aquellos que deseen un paso más allá, se encontrarán con unas posibilidades prácticamente interminables. Por ejemplo, podrán incorporar pequeñas pinturas al óleo en el habitáculo (como un mapa del ADN del propietario), unas rosas de porcelana… Y unas cuantas cosas más que no creerías, a menos que las veas.

Pero esto es el Rolls-Royce Phantom 2018 y lo que parece ilógico para el común de los mortales, puede ser perfectamente normal para sus futuros compradores. No te olvides que sus propietarios lo utilizarán para ir de casa a su avión privado o desplazarse hasta su yate.  

En definitiva, este Rolls-Royce es un coche de lujo capaz de satisfacer todo lo que puedas desear. Y mucho más.

Rolls-Royce, más información:

Forma parte de algo grande

Rolls-Royce Phantom 2018