Rolls-Royce Phantom 2018: redefiniendo el lujo

Lucerna, Suiza

Silencio. El chófer cierra la puerta del coche y acomodo la cabeza en una almohada mientras suspiro y cierro los ojos. Ha sido una semana larga y desalentadora, entre aeropuertos, aviones, atascos, llamadas telefónicas con malas noticias y un universo que, en los últimos siete días, ha tendido al caos y al malestar. Pero ahora, todas mis preocupaciones se han esfumado. Solo hay paz, comodidad y silencio. Este Rolls-Royce Phantom 2018 es más que un coche, es una válvula de escape.  

Este Rolls-Royce es pura serenidad sobre ruedas, pero ponerse a sus mandos no es aburrido, en absoluto. Está desarrollado a partir de la nueva plataforma modular La Arquitectura del Lujo (sí, no es broma), fabricada íntegramente en aluminio, y es la base sobre la que se desarrollarán los futuros modelos de la marca. En la práctica, esta base convierte al Phantom en un modelo más ligero y rígido que su antecesor, aunque hablar de ahorro en un peso de 2.585 kilos, tampoco parece primordial. 

De hecho, por cada kilo de peso ahorrado, se ha introducido un kilo más de material aislante. De hecho, la reducción del ruido ha sido la gran preocupación de Rolls-Royce, que ha trabajado con Continental para desarrollar una versión especial del neumático ContiSportContact 6, que puede incluir una espuma aislante en su cara interna para evitar el ruido. Que se escuchen los tacones al caminar es de mala educación.

Rolls-Royce Phantom 2018, primera prueba
Rolls-Royce Phantom 2018, primera prueba
Rolls-Royce Phantom 2018, primera prueba
Rolls-Royce Phantom 2018, primera prueba
Rolls-Royce Phantom 2018, primera prueba

En las carreteras de los Alpes suizos, este Rolls-Royce no me hace sudar ...