En la ciudad, los socavones más grandes no serían rivales para este Porsche 911.

Aunque hoy en día sería imposible imaginarse a un Porsche 911 competir de tú a tú con un coche del WRC, a finales de los 60 y principios de los 70, este deportivo vivió una época dorada en el mundo de los rallies, alzándose con la victoria en el Rallye Monte-Carlo, en las ediciones de 1968, 1969 y 1970.

¿Te gustaría revivir los momentos de gloria de este modelo? En ese caso, el Porsche 911 Safari de 1978, que subastará James Edition, podría ayudarte a rememorar, mientras decoras sus pegatinas de Martini Racing con una película de barro, en mitad de una derrapada épica... aunque para eso, debes pagar un precio de 129.900 euros. 

Porsche 911 Safari 1978

Pero no te engañes, este clásico sigue siendo un modelo tremendamente competente. En 2007, el piloto Erik Branderburg compitió en el Rally Transiberiano con un Porsche 911 Safari idéntico a este, y superó al Porsche Cayenne oficial, obtuvo la victoria en su clase y terminó noveno en la clasificación general. Tras concluir el evento, Brandenburg decidió construir tres réplicas de su coche. Y esta es una de ellas.

Porsche, más noticias en Motor1:

Básicamente, el vehículo es un Porsche 911 SC, con un chasis reforzado y el motor de 3,2 litros de un Carrera. Con 230 CV, podría parecer poco potente, pero una caja de cambios con unos desarrollos muy cortos le ayuda a obtener una aceleración considerable. 

Los encargados de llevar la potencia al suelo son unos neumáticos en medida 215/85, montados sobre unas llantas Fuch de 16 pulgadas, y un diferencial autoblocante encargado de mejorar la tracción.

Porsche 911 Safari 1978


Por otro lado, el futuro propietario de este Porsche 911 no debería tener miedo a abandonar el asfalto. La suspensión sobreelevada Bilstein, con especificaciones de rallie, le permiten dar saltos de hasta 20 metros de distancia. Las planchas de acero inoxidable se encargarán de proteger los bajos durante el aterrizaje.

Este coche, además, ha sido protagonista de la revista 911 & Porsche World Magazine. En esta publicación, su propietario aseguró que se trata de un modelo poco agradable a baja velocidad, debido a que una dirección sin asistencia, combinada con unos grandes neumáticos, convierte en una pequeña tortura girar el volante. Pero una vez que aumenta la velocidad, se muestra como un coche muy estable y sencillo de controlar. 

Con 142.000 kilómetros en el odómetro, el coche tiene cierto uso. Pero estamos seguros de que este Porsche 911 Safari de 1978, a la venta en Tienen (Bélgica), se revalorizará en muy poco tiempo. Recuerda: por ahora, 'solo' cuesta 129.900 euros. 

Forma parte de algo grande