El último viraje del circuito, antes de la entrada a meta, recibe el nombre de la piloto, tristemente fallecida en 2013,

Aprovechando los actos de celebración del 50 Aniversario del circuito del Jarama, el RACE, la entidad propietaria del trazado, dio a conocer que el último viraje, hasta ahora conocido como curva del túnel, pasará a llamarse María de Villota. 

Para los que no conozcan el circuito, diremos que, tras el doble giro de Monza, la curva María de Villota es el último escollo que se interpone entre el piloto y la línea de meta. Una rápida de derechas, que hay que afrontar con precisión para afrontar la recta con la velocidad máxima. 

Circuito del Jarama: 50 Aniversario

Un homenaje que se remonta a 2013

Unas semanas antes del trágico desenlace, en septiembre de 2013, el trazado madrileño puso de largo el proyecto de remodelación Plan Jarama 2021, con un acto en el túnel de acceso. Entonces, el proyecto, que ya ha dado frutos como la nueva torre de control, fue amadrinado por María.

Por eso el RACE, en palabras de su presidente, Carmelo Sanz de Barros, tomó la decisión de que "si ese espacio fue el lugar de inicio de la nueva era del circuito, María formó parte de ella, por lo que queríamos honrarla con la curva del túnel".

Al acto, al que también acudió su familia, permitió a Emilio de Villota mostrar su gratitud y agradecimiento. "A María le habría encantado ver su nombre entre tantos pilotos tan legendarios y que tanto han dado al mundo del motor. Para ella, además, esta era la curva más importante del circuito del Jarama, ya que es la que permite entrar más rápido en la recta y alcanzar la mayor velocidad punta de todo el trazado, algo que es lo que consigue ganar las carreras", comentó el expiloto de F1.

Por tanto, a partir de ahora, cuando un coche o moto transite por esta sección del Jarama, será imposible no acordarse de María...

Otras noticias en Motor1.com:

Forma parte de algo grande