La compañía italiana conservará sus mecánicas de gasolina V10 y V12.

Lamborghini no está preparada para comercializar un coche eléctrico, de acuerdo a informes internos de la propia marca. Al parecer, el fabricante italiano considera que los propulsores eléctricos disponibles hoy en día, no cuadran con la filosofía de sus coches más deportivos. Al igual que los costes asociados a esta tecnología

Según han publicado nuestros compañeros de Motor1.com, el propio jefe de Investigación y Desarrollo de la marca, Maurizio Reggiani, ha confirmado que esta tecnología todavía resulta demasiado costosa para incorporarla en los automóviles más deportivos de la firma, como pueden ser el Aventador o el Huracán. Y que además, podría influir negativamente en el dinamismo de sus coches.

"Los sistemas híbridos enchufables o los motores eléctricos no son las opciones más indicadas para impulsar a uno de nuestros supercoches, porque son sinónimos de un peso elevado. Y eso es totalmente opuesto al comportamiento deportivo que profesamos", ha afirmado Reggiani.

Coches ecológicos: más información en Motor1.com

 

Estas declaraciones contradicen los rumores que aseguran que Lamborghini estaría trabajando en un supercoche eléctrico. De hecho, el CEO de la marca, Stefano Domenicali, ha confirmado que recurrirán a motores de gasolina tanto tiempo como sea posible: "Con respecto a la introducción de mecánicas híbridas en nuestros superdeportivos, deberá esperar. Creo que seguiremos con la gama actual de motores gasolina V10 y V12". 

En cualquier caso, todo apunta a que, a principios de 2018, comenzará la fabricación del primer SUV de la marca, el Urus, del que te informamos hace unos días, que equipará un motor gasolina V8 biturbo, de 4,0 litros, con 659 CV y que, según los rumores, podría ofrecer una versión mejorada del sistema híbrido enchufable del Audi Q7 e-tron

Lamborghini: más información en Motor1.com