Estos modelos surgen como versiones especiales de las dos grandes naked de la marca japonesa, la Suzuki GSX-S1000 y la Suzuki GSX-S750, manteniendo sus prestaciones, pero con un acabado en negro mate.

Son dos motos prácticas, nacidas para un uso diario, pero sin perder su herencia deportiva y con un punto llamativo que las hace muy atractivas.

suzuki-gsx-s750z-y-gsx-s1000z

Suzuki GSX-S1000Z, suave y salvaje a la vez

La nueva Suzuki GSX-S1000Z se identifica por recoger el ADN de la superdeportiva y mítica GSX-R1000. Está propulsada por el motor tetracilíndrico en línea K5, de carrera larga (73,4 x 59 milímetros), de la tercera generación de la superdeportiva japonesa (2005-2008). 

La potencia declarada por el fabricante nipón es de 146 CV a 10.000 rpm, con un par máximo de 106 Nm a 9.500 vueltas. La moto incluye control de tracción (desconectable y con tres niveles de intervención), ABS Bosch e instrumentación completa en una pantalla LCD.

También cuenta con la tecnología ESS (Easy Start System), que facilita el arranque de la moto en cualquier circunstancia, suspensiones de la marca Kayaba, con una horquilla invertida multirregulable de 43 milímetros, pinzas delanteras radiales Brembo, embrague antirrebote y luz trasera con tecnología de tipo LED. La nueva Suzuki GSX-S1000Z sorprende por su capacidad para conjugar un aspecto 'salvaje', con una controlada aceleración y una suave conducción.

Suzuki GSX-S750Z y GSX-S1000Z

Suzuki GSX-S750Z, salto tecnológico de la GSR 750

La hermana menor, la Suzuki GSX-S750Z, mantiene la estética de la versión original y hereda la esencia de su hermana mayor, la mítica Suzuki GSX-S1000. Esta moto sustituye a la exitosa GSR 750, con la que comparte el chasis de acero, pero el resto ha sido convenientemente puesto al día.

Carrocería, basculante de aluminio de sección variable, llantas aligeradas, suspensiones Kayaba, discos de freno lobulados, pinzas radiales Nissin, motor de la GSX-R750 con 114 CV, control de tracción, instrumentación completa en pantalla LCD y luces traseras con tecnología de tipo LED, entre otras novedades, ponen al día toda una clásica.

Sólida, robusta y con detalles de gran calidad, la GSX-S750Z no deja indiferente a nadie. Su alta capacidad de aceleración, su suavidad y la ausencia de ruidos la posicionan como la opción perfecta para los que buscan emoción y control en el día a día.

Ambas motos ya están en los concesionarios de Suzuki España. La Suzuki GSX-S1000Z está disponible con un precio de 12.799 euros, mientras que la GSX-750Z tiene un coste 9.299 euros; tan sólo 100 euros más que las respectivas versiones estándar.

Más noticias de motos en Motor1.com:

Suzuki GSX-S750Z y GSX-S1000Z