Según el propio Jay Leno, podríamos encontrarnos ante el 'restomod' definitivo.

Sin lugar a dudas, el BMW 2002 es el gran responsable de la buena reputación, en términos deportivos, que tiene la firma germana en Estados Unidos. Aunque no fue el primer modelo que comercializó en suelo estadounidense, su bajo peso y el potente motor tetracilíndrico, de 2,0 litros, fue una combinación irresistible para multitud de conductores. 

A medida que pasaron los años, su plataforma demostró ser una gran base para algunas actualizaciones, en términos de componentes y accesorios. O lo que es lo mismo, servir de soporte para la cultura 'restomod', que se basa en actualizar modelos clásicos con elementos modernos. 

Ahora, Jay Leno´s Garage nos muestra un 2002 modificado, que tiene todos los elementos necesarios para conquistar a su anfitrión.

BMW 2002 Jay Leno

BMW 2002, con motor de M3 E30

Marc Norris, de Bavarian Workshop, comenzó con el proyecto de este 2002 para un cliente hace una década. Todo arrancó como un trabajo ligero, sin grandes excesos, pero la labor se complicó al adoptar bajo el capó un motor 2.3 de cuatro cilindros, procedente de un M3 E30, del año 1989. Dependiendo de la versión, la potencia del motor podía oscilar entre 195 y 238 CV. Pero la cosa no acaba aquí, ya que también incorpora una caja de cambios manual, de cinco relaciones (en lugar de la de serie, de cuatro).

Para rematar el conjunto, y sacar el máximo partido al extra de potencia, se opta por unos pasos de rueda ensanchados, procedentes del 2002 Turbo, que permiten dar cobijo a unos neumáticos más anchos, montados sobre llantas de 16 pulgadas. 

BMW 2002 Jay Leno

Norris y Leno entran en un debate acerca del sistema de escape y el rugido que emite al pisar a fondo el pedal del acelerador. Norris cree que un silenciador sería una buena opción para calmar las cosas, pero a Leno le gusta el sonido que emite. Escúchalo y valora tú mismo si bajarías el volumen del motor.

El resto de actualizaciones que introduce Norris se mantienen fieles a la estética del BMW original. Por ejemplo, en el interior, conserva la instrumentación, pero añade unos asientos 'heredados' de un 320i. Sin embargo, la insignia con la inscripción M2 que luce en la zaga puede que no se del gusto de todos...

En cualquier caso, creemos que el cliente que acabe apocándolo en su garaje será un tipo muy, muy afortunado...

Fuente: Jay Leno's Garage

Más noticias de coches clásicos en Motor1.com:

 

Forma parte de algo grande

El BMW 2002 de Jay Leno... con motor de M3