Gracias a un práctico techo duro retráctil, el roadster oriental estrena una imagen totalmente distinta a la que nos tenía acostumbrados.

Después de varios rumores al respecto, el Mazda MX-5 RF, la versión cerrada del descapotable japonés ya es una realidad. Emplea un techo duro retráctil de tres piezas, con funcionamiento 100% eléctrico, que en cierta forma recuerda la silueta de una carrocería targa. Debido a este elemento y al motor que lo acciona, el peso respecto a un MX-5 convencional es ligeramente superior, aproximadamente unos 40 kilos más. El proceso completo dura unos 13 segundos y se puede realizar en marcha hasta una velocidad máxima de 10 km/h.

2017 Mazda MX-5 RF
2017 Mazda MX-5 RF

Dúo de motores

Al igual que sucede con el modelo del que deriva, el MX-5 RF disfruta de una oferta mecánica basada en mecánicas de gasolina con aspiración atmosférica. El escalón de acceso a la gama está representado por la versión 1.5 con 131 CV, mientras que el más poderoso apuesta por un 2.0 con 160. En ambos casos, la caja de cambios es manual de seis velocidades. Sin embargo, la versión más potente también puede combinarse con una transmisión automática con convertidor de par con el mismo número de relaciones.

2017 Mazda MX-5 RF
2017 Mazda MX-5 RF
2017 Mazda MX-5 RF

Respecto a las prestaciones, el 1.5 anuncia una velocidad punta de 204 km/h con un consumo, en ciclo mixto de 6,1 litros cada 100 kilómetros. En el caso del 2.0, esos valores ascienden a 216 km/h y 6,9 litros, respectivamente, siempre asociados a la caja de cambios manual.

El habitáculo es idéntico al de un Mazda MX-5, salvo por pequeños detalles, como la altura de los asientos respecto al techo, la desaparición de las guanteras ubicadas detrás de los respaldos y la inclusión del mando para el desacotado en la consola central.

Buena relación calidad-precio

La gama está dividida en cuatro acabados: Style, Style+, Luxury y Luxury Pack Sport. La dotación de fábrica, desde el más básico, es más que aceptable e incluye elementos como las ópticas con tecnología de tipo LED, control de velocidad de crucero, llantas de aleación de 16 pulgadas o el sistema multimedia MZD Connect, que incluye pantalla digital de 7,0 pulgadas. Este acabado no está disponible para el motor 2.0 de 160 CV que arranca con el Style+, que añade, de serie, un diferencial autoblocante trasero, llantas de aleación de 17 pulgadas o la tapicería de cuero. El modelo japonés ya está a la venta con unos precios que oscilan entre los 27.500 euros del 1.5 131 CV Style y los 33.300, del 2.0 160 CV Luxury AT.