Prueba Mazda CX-5 2018 y MX-5 2018: diversión global

Son pocas las ocasiones en las que una marca no pone límites a la hora de probar sus vehículos más icónicos en escenarios complicados. Mazda nos ofreció esta posibilidad con el CX-5 2018 y el MX-5 RF 2018. Estamos hablando de su modelo más vendido y de uno de los coches más divertidos de conducir de todo el mercado. Es decir, dos pilares básicos para la marca nipona.

Tras presentar sus planes de futuro, de los que ya te dimos cumplida información, la filial española de la firma japonesa preparó dos rutas específicas, una para cada automóvil, en el sureste de la Comunidad de Madrid. Primero, nos decantamos por el CX-5 2018. Recientemente, lo habíamos probado en la redacción, pero quería cerciorarme de que el SUV está a la altura de los rivales Premium.

El presente y el futuro de Mazda:

Sorprendentemente, no tocamos asfalto con el todocamino. Por suerte, ya sabíamos que, en ese entorno, el coche se mueve como pez en el agua, pues reacciona como un buen turismo. Más bien, la prueba consistió en poner al CX-5 2018 al límite en el campo. Inicialmente, pensábamos que la ruta sería descafeinada, pero, al contrario, tuvimos que poner mucho empeño en superar los obstáculos que se nos presentaron. Te voy contando...

Para completar la ruta, elegimos la versión de gasolina, con aspiración atmosférica, SKYACTIV-G, de 2,0 litros y 160 CV. El motor se asocia a una caja manual de seis velocidades y al s...