Mazda MX-5 RF 2018, un coupé para disfrutar a diario

El segmento de los descapotables suelen presentar un denominador común: la diversión que produce conducir un vehículo a cielo descubierto. Sin embargo, cuando la climatología no es tan benigna, los techos de lona suelen mostrar algunas carencias, como una insonorización mejorable y, con el paso del tiempo, un mantenimiento específico de la capota para mantener la impermeabilización de la misma. En este sentido, los modelos con techo duro retráctil llegaron para unir lo mejor de dos mundos y en ese escenario es donde juega el protagonista de esta prueba: el Mazda MX-5 RF.

Mazda MX-5 RF 2.0 160 CV Zenith 6V

Nuestra unidad está equipada con la mecánica más potente disponible, el propulsor atmosférico de gasolina con 2,0 litros de cilindrada y 160 CV de potencia, asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades. Si el conjunto lo rematamos con el acabado Zenith, uno de los más completos disponibles, obtenemos un vehículo que se mantiene fiel a las raíces de la deportividad: propulsión trasera, un peso muy contenido y una distancia entre ejes reducida, para asegurar una agilidad soberbia. A continuación, vamos a desgranar las virtudes de un vehículo casi único en su especie.

Mazda MX-5 RF 2.0 160 CV Zenith 6V
Mazda MX-5 RF 2.0 160 CV Zenith 6V

Idénticas dimensiones que el MX-5 Soft Top

Respecto al MX-5 con capota de lona, el RF añade un techo duro retráctil que modifica la apariencia exterior del vehículo, permitiendo diferenciarse, claramente, del modelo del que deriva. La longitud de la carrocería es de 3,91 metros, por 1,73 de anchura y solo 1,23 de altura. El malete...