El pequeño todocamino francés se presenta como una opción con un diseño moderno, una notable modularidad y un maletero destacable en su segmento.

A sabiendas de que no estamos ante un todoterreno, el Citroën C3 Aircross está colocado en el espacio que ocupan otros SUV urbanos, como pueden ser el Suzuki Vitara, el SsangYong Tivoli o el Ford EcoSport, entre otros.

Con sus 4,15 metros de largo, 1,76 de ancho (sin retrovisores) y 1,64 metros de alto, alberga en su interior una buena sensación de espacio percibido, bastantes huecos portaobjetos y una capacidad de carga del maletero por encima de la mayoría de los rivales del mercado.

Además, si lo comparamos con el modelo convencional, el Citroën C3, en este Aircross encontramos una serie de mejoras, aparte de que es más largo, ancho y alto, que permiten una mejora en las sensaciones de conducción, tanto en asfalto como en pistas de tierra que no estén muy rotas ni tengan demasiadas complicaciones de acceso, como las que tuvimos la oportunidad de probar con toda la gama C3 y C5 Aircross.

Pero, ten en cuenta que, en ningún caso, estamos ante un coche con tracción 4x4, sino que se encaja en el concepto de todocamino multiusos al que estamos ya acostumbrados.

Puedes pinchar en la flecha lateral de la imagen que abre este artículo para ir descubriendo en esta nueva Guía de compra, una a una, las razones por las que podría interesarte comprar este coche.