A menudo me preguntan por qué me gustan los coches. Aquí hay 21 respuestas a esa pregunta.

Desde su aparición, hace más de un siglo, el automóvil nunca ha dejado de perfeccionarse y evolucionar. Y todo apunta a que la próxima revolución del mundo del motor girará alrededor del coche eléctrico, la conectividad y la desaparición de los motores térmicos. 

Por desgracia, parece que en este escenario de futuro, los modelos pasionales, pensados por y para el conductor, pasarán a un segundo plano. Por eso, de vez en cuando, conviene mirar hacia atrás y recordar los coches clásicos que marcaron una época. Como los 22 modelos de esta lista. En su mayoría son incómodos, ruidosos y gastones, pero por encima de eso, también coches que emocionan. ¿Hay algo mejor que eso?