La variante 'plug-in' del todocamino mantiene las buenas cualidades del resto de la gama... al tiempo que potencia su faceta urbana.

Puede que no sea el modelo más llamativo o exclusivo de la gama SUV de BMW. Tampoco, el de mayor tradición ni el que asegure una mayor deportividad (se le resisten las versiones 'M', la verdad). Ahora bien, si algo no se le puede negar al BMW X1, es que se trata de un todocamino que goza del favor del público, en los distintos mercados europeos.

Sensación que se ha incrementado en esta última entrega, en la que, además de crecer en tamaño y ofrecer mayor tecnología, ofrece una gama mecánica realmente completa. Un catálogo en el que, cómo no, también hay una variante híbrida enchufable, que recibe el nombre de xDrive25e

Precisamente, esta nueva versión es la que hemos podido poner a prueba en un entorno eminentemente urbano. Escenario en el que cuenta con numerosas ventajas, empezando por todas las que le otorga su naturaleza 'plug-in' y la etiqueta ambiental 0 de la DGT

Galería: BMW X1 xDrive25e 2019

Al igual que sucede con el X2, su 'hermano' de líneas más dinámicas, hablamos de un todocamino compacto, dotado de tracción total y un esquema de propulsión electrificado.

Así las cosas, la base del sistema es un propulsor turboalimentado de gasolina, con arquitectura de tres cilindros en línea y 1,5 litros de cilindrada, que entrega 125 CV de potencia y 220 Nm de par máximo, asociado a la transmisión automática con convertidor de par Steptronic, de seis marchas. Este primer motor es el encargado de enviar la fuerza al tren delantero.

Por su parte, la unidad eléctrica, de 70 kW (95 CV) y 195 Nm de par, se encarga de accionar las ruedas traseras, mediante un cambio de una única velocidad. Y así, es como se consigue alcanzar un rendimiento notable, cifrado en una potencia máxima combinada de 220 CV y 285 Nm de par, pero también, dotar al conjunto de tracción total... sin necesidad de contar con una conexión física entre ambos ejes.

La encargada de suministrar la energía necesaria al conjunto es una batería de iones de litio, de 10 kWh de capacidad, que asegura una autonomía de hasta 52 kilómetros, en ciclo de homologación WLTP. Respecto al consumo medio homologado, es de 1,7 litros cada 100 kilómetros, mientras que si se circula en modo exclusivamente EV, la cifra oficial es de 15,0 kWh/100 km.

Antes de seguir avanzando, debemos indicar que el BMW X1 xDrive25e pierde algo de maletero, pasando de 505 a 450 litros, mientras que el tiempo de recarga de la batería puede oscilar entre las 5 y las 3,5 horas, dependiendo de la toma escogida.

¿Y las prestaciones? Pues están cifradas en 193 km/h de velocidad punta y en 6,9 segundos, en la prueba de aceleración de 0 a 100, mientras que la velocidad máxima en modo libre de emisiones está limitada a 135 km/h.  

BMW X1 xDrive25e (2019)

Desde el punto de vista dinámico, las sensaciones que transmite son bastante buenas, aunque sí que es cierto que se aprecia el peso extra que aporta el sistema de propulsión híbrido. Una ganancia que se traduce en 175 kilos, si lo comparamos con la variante de gasolina xDrive20i Steptronic, de 192 CV de potencia.

Ahora bien, en el ámbito urbano, que es donde más hemos podido probarlo, es innegable que la parte eléctrica se muestra imbatible. Por un lado, porque en modo 100% eléctrico, la autonomía real puede acercarse bastante a la cifra homologada por el fabricante. Por el otro, porque circulando en modo híbrido, asegura una capacidad de aceleración casi inmediata y favorece a que se reduzcan los consumos de una manera bastante apreciable.

BMW X1 xDrive25e (2019)

Por lo demás, se mantienen la calidad de rodadura y el confort de cualquier otro representante de la gama X1, así como los distintos programas que ofrece el control dinámico de la conducción: Eco Pro, Comfort y Sport. Eso sí, se añaden tres nuevas modalidades, para gestionar mejor el funcionamiento del sistema híbrido: MAXeDRIVE, AUTO eDRIVE y SAVE BATTERY.

Para finalizar, solo nos queda decir que este modelo está disponible con un precio que parte de los 47.600 euros y que, todo aquel que prefiera unos rasgos más de coupé, siempre puede optar por el X2 xDrive25e (en la galería de fotos que cierra el post), por una cifra inicial de 48.500 euros.

Galería: BMW X2 xDrive25e 2020

BMW X1 xDrive25e

Motor Gasolina, tres cilindros en línea, turboalimentado, 1.499 cm³
Potencia 220 CV
Par máximo 385 Nm
Motor Trasero de 70 kW (95 CV)
Batería 10 kWh
Autonomía eléctrica 52 km
Caja de cambios Automática con convertidor de par Steptronic, seis velocidades
0-100 km/h 6,9 s
Velocidad máxima 193 km/h
Tracción Integral xDrive
Longitud 4,48 m
Anchura 1,82 m
Altura 1,58 m
Peso en vacío 1.745 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 450 l
Precio base 47.600 euros