Es infinitamente más elegante que un mastodóntico SUV... entre otras muchas ventajas.

Cuando me da por pensar que soy millonario (¡soñar es gratis!), suelo peinar el mercado automovilístico y ver qué coche adquiriría, teniendo en cuenta que soy padre de familia y, como es obvio, me gusta saborear la conducción. El BMW M850i xDrive Gran Coupé 2020 podría ser mi elección final, perfectamente, y lo digo con propiedad, después de haberlo probado.  

Frente a los mastodónticos SUV (elección principal de los adinerados como primer vehículo), el gran turismo alemán, con cuatro puertas y tapa de maletero, impresiona por porte y elegancia, algo que jamás puede igualar un todocamino. Es cierto que, a la hora de acceder y salir del habitáculo, o de colocar a los niños en las sillas, la espalda sufre más, pero asumo ese inconveniente sin mayor problema. 

Galería: BMW M850i xDrive Gran Coupé 2020, prueba

Al fin y al cabo, luego me esperan muchas más ventajas frente a un SUV, al menos, desde el criterio con el que concibo los desplazamientos en coche. Por ejemplo, la postura de conducción que, como en otras berlinas de BMW, me coloca el cuerpo en posición baja y con las piernas estiradas. ¡Perfecto!

Vale, la visibilidad en algunos ángulos queda algo comprometida por el diseño del vehículo. No obstante, tampoco he tenido demasiados problemas a la hora de incorporarme a vías, por ejemplo, gracias a la tercera ventanilla lateral. 

Además, lógicamente, por la imagen del vehículo (más aún con la pintura mate de esta unidad), las dimensiones exteriores te convierten en el protagonista casi absoluto de la carretera. Los 5,08 metros de longitud, 1,93 de anchura y 1,40 de altura parecen pedir pista libre frente a cualquiera que se ose poner por delante de nosotros. 

 

Paradójicamente, a pesar de esas enormes cotas, las dos plazas traseras individuales no son especialmente amplias, pero hay que tener en cuenta que el coche está basado en un coupé y no se ha desarrollado de cero como un gran turismo, como puede ser el caso del Porsche Panamera. Además, el enorme capó, destinado a cobijar los motores en posición longitudinal, resta varios centímetros a la cabina.

En cuanto al maletero, ofrece 440 litros, una cifra inferior a berlinas mucho más cortas. Bueno, llevaremos menos 'trastos' a los viajes y listo... Y el interior dispone de mandos convencionales para la climatización, que puede que no sea lo más vistoso en un coche así, pero se acaban agradeciendo por su facilidad de uso. 

BMW M850i xDrive Gran Coupé 2020, prueba

Hablábamos antes de que el BMW M850i xDrive Gran Coupé impresiona a su paso. Más aún si se trata de la versión que actúa de antesala al brutal M8 Gran Coupé, con 600 o 625 CV. De hecho, ambos modelos comparten el impresionante motor 4.4 V8, biturbo, aunque en este caso 'se conforma' con 530 CV entre 5.500 y 6.000 rpm y 750 Nm entre 1.800 y 4.600 vueltas. 

Asociado a la transmisión automática con convertidor de par Steptronic Sport, de ocho relaciones, y al sistema de tracción total M xDrive, con diferencial posterior deportivo (autoblocante con control electrónico) M Sport, otorga al vehículo unas prestaciones dignas de un circuito de carreras: velocidad máxima de 250 km/h (limitada electrónicamente) y aceleración de 0 a 100 en 3,9 segundos. 

BMW M850i xDrive Gran Coupé 2020, prueba
BMW M850i xDrive Gran Coupé 2020, prueba

¿Sensaciones al acelerar? Qué quieres que te diga, más allá de que sujetes bien el volante y aprecies cómo tu cuerpo queda pegado al respaldo del asiento, sin que aparezca ni la más mínima insinuación de descontrol, ni tirones. Impresionante, porque estamos en un coche que roza las dos toneladas de peso...

El sonido grave, contundente, acelera el pulso y nos recuerda que estamos lidiando con el motor más exclusivo de la marca (salvo por los 95 CV de diferencia) y uno de los V8 con más solera del mercado. 

Es más, en varias ocasiones, pudimos realizar adelantamientos en carreteras secundarias ¡sin tener casi que superar las 2.000 vueltas! En términos de consumo, declara 11,5 litros cada 100 kilómetros, una cifra que no me parece disparatada, teniendo en cuenta el poderío del bloque.  

BMW M850i xDrive Gran Coupé 2020, prueba

Pero el BMW M850i xDrive Gran Coupé 2020 es mucho más que una locomotora en línea recta, con un nivel de insonorización excelente a ritmos de crucero, porque aborda las curvas rápidas con un aplomo intachable, unos apoyos encomiables y sin tener que alterar la trayectoria. Sin duda, los giros pasan en un visto y no visto. 

No obstante, no queremos ponérselo fácil y nos vamos a un puerto de montaña, repleto de curvas ratoneras. Sin ser su escenario favorito, el coche hace gala de una agilidad sorprendente, gracias al sistema de dirección a las cuatro ruedas (las traseras también son directrices), con el que basta una leve insinuación en el volante para entrar decidido en las horquillas más complicadas. 

BMW M850i xDrive Gran Coupé 2020, prueba

Evidentemente, se notan las dimensiones y el peso frente a un modelo mucho más pequeño y ligero, pero siempre se tiene la sensación de tener todo bajo control, al tiempo que ofrece movimientos poco aparatosos. Por supuesto, la suspensión adaptativa ofrece varias puestas a punto, sin que ninguna resulte extrema. 

En el apartado de la conectividad, es especialmente útil en el día a día el sistema BMW Intelligent Personal Assistant, un asistente digital que te ayuda con todas las necesidades que puedas tener, desde encontrar una gasolinera barata o un restaurante para cenar. Para activarlo, basta decir "hola, BMW". 

BMW M850i xDrive Gran Coupé 2020, prueba

Por cierto, el BMW M850i xDrive Gran Coupé 2020 puede incorporar faros con tecnología láser, lo último en iluminación, con un haz de luz realmente amplio y nítido. Ya que te pones a invertir, gastarse 3.000 euros tampoco es un gran agujero para un millonario.

Porque, sí, este coche tiene un precio muy elevado, 137.950 euros, pero es bastante más bajo que el de un Porsche Panamera Turbo (550 CV), que cuesta 183.951 euros. Desembolsos solo pensados para los más ricos... y para mis mejores sueños. 

BMW M850i xDrive Gran Coupé

Motor Gasolina, ocho cilindros en V, biturbo, 4.395 cm³
Potencia 530 CV entre 5.500 y 6.000 rpm / 750 Nm entre 1.800 y 4.600 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par Steptronic Sport, 8 velocidades
0-100 km/h 3,9 s
Velocidad máxima 250 km/h
Consumo 11,5 l/100 km
Tracción Integral M xDrive
Peso en vacío 1.995 kg
Número de asientos 4
Capacidad del maletero 440 l
Precio base 137.950 euros