El modelo bávaro se comercializará, de inicio, con tres mecánicas turboalimentadas de seis cilindros, una de gasolina y dos de ciclo diésel.

Para aquellos que no lo sepáis, la familia de modelos GKL+ de BMW está compuesta por los vehículos más grandes del catálogo de producto actual del fabricante bávaro. Es decir, los Serie 7 y Serie 8, además del novedoso X7 2019.

Un todocamino de magníficas proporciones, con 5,15 metros de longitud y la posibilidad de configurar el habitáculo entre las siete plazas que ofrece de serie, o seis, de forma opcional (configuración 2+2+2).

Galería: BMW X7 2019 primera prueba

BMW X7, pensado para el mercado estadounidense

Considerado como uno de los puntales tecnológicos de BMW en la actualidad, el X7 se pensó, inicialmente, para los mercados estadounidense y chino. De ahí sus grandes dimensiones y la adopción de siete plazas, una opción inexistente hasta este momento dentro de la familia X de la firma alemana.

Otros datos que dan idea de las proporciones del SUV alemán son los 2,0 metros de anchura, sin contar los espejos retrovisores, además de los 3,10 metros de distancia entre ejes.

Así las cosas, el diseño del X7 también presenta detalles específicos que lo hacen un modelo 100% reconocible. Por ejemplo, los riñones clásicos de BMW crecen de tamaño y albergan un sistema de aerodinámica activo.

El diseño de las ópticas principales, con tecnología de tipo LED, es mucho más estilizado que en las últimas creaciones del fabricante y, como detalle tecnológico, pueden equipar, en opción, los admirados faros láser BMW LaserLight.

En la vista lateral, el todocamino germano también trasluce ese magnífico porte. La altura es de 1,80 metros y las llantas equipadas de fábrica son de 20 pulgadas, pudiendo ser de 22 pulgadas en opción.

BMW X7 2019 primera prueba

Si pasamos a la zaga, los pilotos también adoptan un diseño muy estilizado, que refuerzan la gran anchura del vehículo. Como detalles de comodidad, encontramos la apertura eléctrica del portón doble, la inclusión de una bola de remolque, también con manejo eléctrico, o la regulación de la segunda y tercera fila de asientos, mediante unos mandos ubicados en el lateral del maletero.

El espacio de carga, por su parte, oscila entre los 326 litros con todos los asientos desplegados, hasta los 750, en configuración de cuatro o cinco plazas (2.120 litros con la segunda y tercera fila de asientos plegada).

BMW X7 2019 primera prueba

En el plano mecánico, las versiones disponibles en el momento del lanzamiento comercial son el motor de gasolina xDrive40i (340 CV), además de las dos de ciclo diésel xDrive30d (265 CV) y M50d (400 CV).

En todos los casos, los motores tienen arquitectura de seis cilindros en línea, están asociados al sistema de tracción integral xDrive y a la caja de cambios automática con convertidor de par Steptronic, de ocho velocidades.

Si nos centramos en el sistema de tracción, en opción se puede equipar el paquete Off-Road, que incluye los programas X Gravel, X Sand, X Rock y X Snow. Este pack no está disponible para el M50d, al no ser compatible con el diferencial deportivo M que equipa la variante más prestacional del X7.

Asimismo, la suspensión neumática adaptativa está incluida de serie y es el complemento perfecto para un vehículo de estas dimensiones y peso.

BMW X7 2019 primera prueba

Llegamos al capítulo dinámico y lo primero que llama la atención es la facilidad con la que ganamos velocidad. En los diferentes modos del control dinámico de la conducción Driving Experience Control, el vehículo alemán transmite unas reacciones completamente diferentes.

Obviamente, las inercias se notan desde la primera frenada y a medida que ganamos velocidad, debemos aumentar esa distancia prudencial antes de afrontar la curva. En los modos más 'conservadores', el X7 demuestra una comodidad y capacidad de absorción increíbles.

BMW X7 2019 primera prueba

Sin embargo, cuando necesitamos aumentar el ritmo, se hace imprescindible activar los modos Sport o Sport Individual. En estos escenarios, comprobamos cómo la dirección endurece su asistencia, la caja de cambios automática cambia de marcha de forma más rápida y la suspensión pierde ese punto de comodidad, en favor de una mayor rigidez y menor balanceo de la carrocería.

En este caso, el X7 vuelve a sorprender, mostrando una agilidad impropia de un SUV de más de 5,0 metros de longitud, que supera los 2.300 kilos en orden de marcha. Mantener ritmos 'alegres' se vuelve una tarea que requiere concentración, más por la anchura de nuestra cabalgadura, que por las reacciones bruscas de una mecánica de seis cilindros de gasolina con 340 CV de potencia.  

BMW X7 2019 primera prueba

El sonido del motor se deja notar en el habitáculo cuando pisamos el acelerador con decisión. Las levas se vuelven imprescindibles para no soltar las manos del volante al empezar a negociar curvas enlazadas. Lógicamente, las carreteras de montaña no son el escenario idílico para el X7, pero tampoco le hace ascos.

La suspensión neumática adaptativa lleva a cabo su trabajo de forma impecable y entonces entendemos la verdadera dimensión de un SUV Premium, tanto por calidad de rodadura como por el confort que es capaz de ofrecer a los ocupantes.

BMW X7 2019 primera prueba

Tampoco conviene dejar pasar la importancia de las numerosas ayudas electrónicas a la conducción disponibles. El BMW X7 cuenta con un sistema de conducción semiautónoma de nivel 2, que engloba el control de velocidad de crucero adaptativo Active Cruise Control, con función Stop&Go, que se apoya en el Driving Assistant Professional.

Este último paquete, engloba el asistente por cambio involuntario de carril 'Steering and Lane Control Assistant', con el asistente en atascos 'Traffic Jam Assist', así como con el sistema de mantenimiento de carril 'Lane Keeping Assistant'.

Asismismo, también conviene recordar la llave inteligente BMW Digital Key, con la que podremos acceder al vehículo y arrancarlo a través de nuestro teléfono inteligente, o el asistente de aparcamiento 'Parking Assistant Plus', capaz de estacionar el automóvil de forma automática, al memorizar la distancia recorrida (30 metros) antes de detenerse.

Con un SUV de estas dimensiones, aparcar, incluso en plazas de escasa anchura, se convierte en una tarea relativamente sencilla.

BMW X7 2019 primera prueba

Por último, como en todo buen BMW que se precie, las posibilidades de personalización son amplias y satisfactorias. Al acabado de serie, podemos añadirle varios paquetes como el Pure Excellence, enfocado a realzar la elegancia y confort del modelo alemán, así como el M Sport, centrado en la vertiente más deportiva del SUV germano.

En cualquier caso, la dotación de serie es bastante amplia, contemplando elementos como la tapicería de cuero, el climatizador bizona (puede ser hasta de cinco zonas e individual para para tercera fila), la cámara trasera de asistencia al aparcamiento y las llantas de aleación de 20 pulgadas, además de las siete plazas, anteriormente mencionadas.

Las opciones son igual de llamativas y mucho más extensas; gracias a ellas, conseguirás confeccionar un todocamino Premium impecable. 

BMW X7 2019 primera prueba

Dicho esto, solo queda mencionar los precios, que parten de los 98.950 euros del xDrive30d, pasando por los 99.950 euros del xDrive40i y llegando a los 124.000 euros del M50d.

BMW X7 xDrive40i

Motor Gasolina, 6 cilindros en línea, turboalimentado, 2.998 cm3
Potencia 340 CV entre 5.500 y 6.500 rpm / 450 Nm entre 1.500 y 5.200 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par Steptronic, ocho velocidades
0-100 km/h 6,1 s
Velocidad máxima 245 km/h
Consumo 8,7 l/100 km
Peso en vacío 2.320 kg
Número de asientos 7
Capacidad del maletero 326 l
Precio base 99.950 euros