¿Quieres un SUV compacto a toda costa? El modelo japonés es una alternativa económica y muy bien equipada.

Ya has decidido que quieres comprarte un todocamino compacto, pero manejas un presupuesto ajustado. Si te encuentras en esta tesitura, deberías leer atentamente esta prueba del Mitsubishi ASX 2018 turbodiésel, porque es un candidato con muchas cualidades. Entre ellas, ofrecer mucho equipamiento por un precio bastante sorprendente...

Antes de meternos en faena, déjame que te ponga en situación. El SUV japonés es un modelo veterano, desarrollado junto a los extintos Citroën C4 Aircross y Peugeot 4008, que no ha cambiado de generación desde el año 2010. Eso sí, para seguir resultando atractivo, ha recibido varias actualizaciones a lo largo de estos años. Tres, en concreto. 

Con la última, que protagoniza esta prueba, el coche ha adoptado ligeras mejoras estéticas y ha estrenado el sistema de infoentretenimiento SDA, gobernable con una pantalla táctil de 7,0 pulgadas y compatibles con los protocolos Apple CarPlay y Android Auto. 

Dos artículos interesantes de Mitsubishi

Una vez hecha la presentación del vehículo, déjame recordarte que el Mitsubishi ASX 2018 mide 4,36 metros de longitud, 1,81 de anchura y 1,64 de altura. Por lo tanto, rivaliza directamente contra los superventas Nissan Qashqai y SEAT Ateca... aunque esa no es su pelea. No, su objetivo es atraer a aquellos que se plantean la adquisición de un Dacia Duster, un SsangYong Korando o un Suzuki S-Cross, modelos también muy económicos.

Frente a ellos, el 'crossover' nipón juega bien sus cartas, a través de una estética atrayente y, como hemos comentado antes, de una dotación de fábrica muy interesante. Con el acabado intermedio Motion, tan solo echamos en falta la posibilidad de adquirir unos faros de xenón o con tecnología de tipo LED. El resto lo incluye todo, como puedes comprobar en el listado del final del texto. 

Ni siquiera faltan elementos Premium, como unas llantas de aleación de 18 pulgadas o la cámara trasera de asistencia al aparcamiento. Luego te contamos el precio, para que eches cuentas, pero te adelantamos que, probablemente, te van a salir...

 

En el apartado mecánico, recurre a la mecánica turbodiésel 160 DI-D, de 1,6 litros y 114 CV, originaria del Grupo PSA. Asociada a un cambio manual de seis velocidades, muestra fuerza desde antes de las 2.000 vueltas, lo que permite desentendernos, en muchas ocasiones, de la marcha engranada y también completar adelantamientos con seguridad.

Aunque seamos contundentes con el acelerador, el gasto de combustible no se dispara de forma alarmante. De hecho, resulta fácil situarse por debajo de los 6,0 litros cada 100 kilómetros en recorridos interurbanos. Como único punto mejorable, podemos mencionar la sonoridad, algo más elevada que en otros modelos de su nicho de mercado.  

Tampoco es un modelo que puede presumir de un habitáculo especialmente silencioso. No obstante, el ruido producido por el viento y los neumáticos no llega a ser excesivo ni molesto.

Prueba Mitsubishi ASX 2018 diésel

Mitsubishi ASX 2018, fácil de conducir 

En cuanto al espacio disponible, se ubica en la media del segmento. En las plazas posteriores, hay sitio suficiente para adultos de talla media, incluso viajando delante personas de elevada altura. Eso sí, por anchura, no es recomendable que tres adultos pasen mucho tiempo dentro del coche, pues no se encontrarán cómodos. El maletero declara una capacidad de 406 litros, una cifra que se queda algo por detrás, respecto a la competencia más actual.  

La puesta a punto del Mitsubishi ASX 2018 continúa sin variación, respecto a lo ya conocido de anteriores entregas. Resumiéndolo en unas pocas píldoras informativas, presenta un aplomo correcto en vías de primer orden, donde no hay que realizar excesivas correcciones en la dirección.  

Prueba Mitsubishi ASX 2018 diésel

En terrenos revirados, prefiere las curvas rápidas que las de los puertos 'ratoneros'. Al fin y al cabo, el SUV asiático no puede enmascarar su carrocería elevada ni su mayor peso frente a un compacto convencional. Aun así, el coche se controla con suficiente facilidad y frena en unas distancias más que correctas.     

En general, el Mitsubishi ASX 2018 carece del refinamiento propio de un modelo de última generación, pero lo suple con una alta dosis de practicidad y un precio casi sin competencia. Por poco más de 21.000 euros, te puedes llevar esta versión de gasóleo equipada con mucho más de lo necesario... y hay variantes de gasolina aún más baratas.  

Antes de finalizar, conviene recordar que Mitsubishi dispone de otro SUV compacto en su gama. Se trata del Eclipse Cross, que puede ser la opción para aquellos que deseen un modelo más moderno y vanguardista. De hecho, este vehículo 'jubilará' al ASX en 2020, año en el que se sustituirá por un nuevo modelo de corte urbano y, posiblemente, con propulsión electrificada. Aún estás a tiempo de hacerte con él...   

Prueba Mitsubishi ASX 2018 diésel
Prueba Mitsubishi ASX 2018 diésel
Prueba Mitsubishi ASX 2018 diésel

Equipamiento de serie: Cámara trasera de asistencia al aparcamiento, control de estabilidad (ASTC), asistente al arranque en cuesta (HSA), control de velocidad de crucero, luces de conducción diurna con tecnología de tipo LED, climatizador automático, llantas de aleación de 18 pulgadas, retrovisores abatibles eléctricamente, pantalla táctil de 7,0 pulgadas, Bluetooth, barras longitudinales de techo, salida de escape cromada, spoiler trasero, acceso y arranque sin botón, sensores de lluvia e iluminación, cristales traseros oscurecidos, retrovisor interior fotosensible y volante multifunción.

Opciones: Pintura metalizada (395 euros).

Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion

Motor Diésel, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.560 cm3
Potencia 114 CV a 3.600 rpm / 270 Nm a 1.750 rpm
Caja de cambios Manual, 6 velocidades
0-100 km/h 11,2 s
Velocidad máxima 182 km/h
Consumo 4,6 l/100 km
Tracción Delantera
Peso en vacío 1.108 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 406 l
Precio base 21.350 euros

Galería: Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 2018