El SUV alemán hereda muchas virtudes del Peugeot 3008, aunque sigue su propio camino.

En esta web, analizamos recientemente el Crossland X, el SUV urbano que daba el pistoletazo de salida a la nueva era iniciada por Opel, bajo el paraguas del Grupo PSA. Hoy, te contamos todo sobre el Opel Grandland X 2018, un todocamino compacto que supone la segunda novedad de la marca alemana con la tecnología de la multinacional francesa. No te pierdas esta prueba, porque seguro que te interesa...

El 'primo' germano del Peugeot 3008 mide 4,47 metros de longitud, 1,85 de anchura y 1,60 de altura. Con estas dimensiones, se enclava en un segmento con un destacado volumen de ventas, encabezado por el Nissan Qashqai. De este modo, resulta fácil entender que estamos ante un modelo fundamental para Opel, al igual que lo será el próximo Corsa, que conoceremos en 2019.

Sobre las espaldas del Opel Grandland X 2018, recae la responsabilidad de aupar la rentabilidad de una firma que ya se está 'poniendo las pilas' en este aspecto, según los criterios establecidos por PSA. De este modo, se ha desarrollado un vehículo a partir de la plataforma ligera EMP2 e integrando en él motores de última generación y tecnología de vanguardia. Buenos cimientos, sin duda... 

 

Opel Grandland X 2018, más práctico que seductor

No hace falta ser un lince para comprobar que la imagen del todocamino no rompe moldes. Al contrario que en el 3008, se ha buscado un diseño acorde a las tendencias más conservadoras, que propugnan unas líneas fluidas, pero no especialmente llamativas. En cualquier caso, el coche presenta una estética moderna y con interesantes rasgos corporativos, como la doble ala cromada de la parrilla y la firma luminosa en forma de punta de flecha. 

Esta filosofía se ha aplicado también en el habitáculo, donde la originalidad del SUV francés desaparece de un plumazo, convirtiéndose en un interior muy germano, donde el apartado práctico domina de forma aplastante. Es verdad, no hay mandos originales, pero todo está en su sitio y se encuentra a la primera, sin tener que sufrir importantes distracciones al volante. Es más, me parece perfecta la continuidad de algunos mandos físicos, como en la climatización y en el sistema multimedia.

Prueba Opel Grandland X 2018 CDTI
Prueba Opel Grandland X 2018 CDTI

¡Cabe casi todo!

Por espacio, brinda mucho sitio, incluso a personas de talla alta. De hecho, el límite en las plazas traseras lo pone el techo panorámico opcional, ya que es bastante difícil que las piernas toquen los asientos delanteros. Tanto delante como detrás, el acabado intermedio Excellence ofrece cómodos reposabrazos de serie. 

También resulta muy elogiable el maletero, pues alcanza los 514 litros de capacidad, una cifra muy destacada en su segmento. Además, la zona de carga dispone de un piso con doble altura, con el que se puede lograr una superficie plana al abatir los asientos traseros. De serie, se incluye un kit reparapinchazos.

Prueba Opel Grandland X 2018 CDTI

Un rodador de primera clase

Una vez que nos ponemos en marcha con el Opel Grandland X 2018, apreciamos ligeras diferencias con el Peugeot 3008. La principal es que la dirección es menos directa (hay más vueltas entre topes) y, bajo mi punto de vista, la suspensión muestra un cariz algo más cómodo. Eso sí, no supone un cambio extremo en el tacto del vehículo, porque el SUV alemán, al igual que su 'primo', muestra un destacado equilibrio dinámico y ofrece reacciones muy previsibles. 

Sin duda, es un vehículo para completar largos viajes sin que los kilómetros hagan mella en los ocupantes. También, porque el interior está muy bien aislado de ruidos externos. Las curvas no suponen un problema para este vehículo, dado que las supera con nobleza y con la precisión lógica de un SUV. Asimismo, el equipo de frenos está a la altura del resto del conjunto, completando detenciones en distancias cortas. 

Prueba Opel Grandland X 2018 CDTI

Motor CDTI con un bagaje muy positivo

La gama mecánica del Opel Grandland X 2018, turboalimentada al completo, solo puede calificarse como lógica y muy racional. Comienza por el motor de gasolina 1.2 Turbo, de tres cilindros y 130 CV. A continuación, se coloca el bloque turbodiésel 1.6 CDTI de 120 CV, que sigue a la venta, aunque próximamente será sustituido por el nuevo 1.5 CDTI de 130 CV. Coronando la gama, se encuentra el propulsor 2.0 CDTI de 180 CV.

Nuestra unidad de pruebas montaba la opción de gasóleo de 120 CV, un 'viejo conocido' que siempre que lo hemos probado en otros modelos del Grupo PSA, nos ha convencido por rendimiento y consumos. En esta ocasión, hemos vuelto a quedar muy satisfechos de él, ya que muestra un gran poderío por debajo de las 2.000 vueltas y no hay que realizar una conducción ecológica para gastar menos de 6,0 litros cada 100 kilómetros en conducción interurbana.

Prueba Opel Grandland X 2018 CDTI
Prueba Opel Grandland X 2018 CDTI

Versatilidad campera

El Opel Grandland X 2018 no puede escogerse con un sistema de tracción total, pero a cambio, la marca alemana dispone del paquete opcional All Road, compuesto principalmente por neumáticos All Season y el control de tracción avanzado Grip Control. Este sistema ofrece al conductor cinco programas, seleccionables en función del terreno por el que circule. Yo lo pude testar subiendo un puerto con una fina capa de nieve, y también en caminos de arena, y la motricidad rozó la matrícula de honor. 

Antes de acabar, vamos a analizar el precio. El Opel Grandland X Excellence 1.6 CDTI S/S 120 CV implica un desembolso de 29.100 euros, que se ve reducido a 25.685 con los descuentos aplicables. No es una tarifa baja, si la comparamos con la del Nissan Qashqai dCi 130 Acenta, que se queda en 22.700 euros. En este punto, toca valorar al cliente si cree que merece la pena o no esos 3.000 euros de diferencia. 

En definitiva, estamos ante un buen producto que no provoca un vuelco al corazón por diseño, pero sí resuelve tus necesidades de manera efectiva. Además, presenta tecnología y componentes de última hornada, lo que es sinónimo de calidad y durabilidad. ¡Larga vida a Opel!

Prueba Opel Grandland X 2018 CDTI

Equipamiento de serie: Airbags frontales, laterales delanteros y traseros, y de cortina delanteros, sistemas de monitorización de presión de los neumáticos, de control del ángulo muerto y de alerta por cambio involuntario de carril y por cansancio del conductor, control de velocidad de crucero, climatizador automático bizona, llantas de aleación de 18 pulgadas, piso del maletero a doble altura, asientos traseros abatibles en proporción 60/40, pilotos traseros con tecnología de tipo LED, retrovisores plegables eléctricamente, acceso y arranque sin llave, y freno de estacionamiento electromecánico.  

Opciones: Llantas de aleación de 19 pulgadas (750 euros), barras longitudinales de techo cromadas (400 euros), rueda de repuesto de emergencia (100 euros), tapicería de cuero (2.100 euros), asientos deportivos (300 euros), pack All Road: neumáticos All Season, control de tracción avanzado Grip Control y llantas de aleación de 18 pulgadas específicas (300 euros), pack Plug & Play: tomas de corriente en las plazas traseras y en el maletero, cargador inalámbrico por inducción y alarma antirrobo (450 euros), control de crucero adaptativo con Stop & Go (800 euros), cámara trasera de asistencia al aparcamiento (300 euros), faros adaptativos con tecnología de tipo LED AFL3 (1.000 euros), faros antiniebla delanteros (300 euros), navegador 5.0 IntelliLink (850 euros) y gancho de remolque (750 euros). 

Otros contenidos interesantes de Opel:

Opel Grandland X Excellence 1.6 CDTI S/S

Motor Diésel, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.560 cm3
Potencia 120 CV a 3.750 rpm / 300 Nm a 1.750 rpm
Caja de cambios Manual, 6 velocidades
0-100 km/h 11,8 s
Velocidad máxima 189 km/h
Consumo 4,0 l/100 km
Tracción Delantera
Peso en vacío 1.317 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 514 l
Precio base 29.100 euros

Galería: Prueba Opel Grandland X 2018 Excellence 1.6 CDTI S/S 120 CV