Con 367 CV de potencia y un techo eléctrico de lona, el Mercedes-AMG C 43 Cabrio es un coche tan deportivo como atractivo.

Seguramente, en más de una ocasión te haya tocado elegir entre dos opciones opuestas en la vida. Y, probablemente, tomar la decisión más adecuada no te haya resultado sencillo. Por eso, nos ponemos en el papel de un conductor que se debate entre adquirir un coche deportivo o un cabrio.

En esta prueba, nos gustaría presentarte un modelo que no te obliga a decantar la balanza de ninguno de los dos lados. Su nombre es Mercedes-AMG C 43 4MATIC Cabrio; un poco largo, por cierto. Sin embargo, te permite disfrutar de un modelo lúdico y prestacional... a partes iguales.  

 

Mercedes-AMG C 43 Cabrio, lo mejor de dos mundos

Hay quien defiende que un cabrio nunca será tan dinámico como un deportivo 'cerrado'. Por el contrario, hay quien piensa que, las sensaciones que se experimentan en un descapotable, resultan inalcanzables para cualquier otro modelo. 

Sin embargo, nuestro protagonista se empeña en demostrar que podría satisfacer a todo tipo de conductores. De hecho, comparado con el equivalente cupé, apenas se aprecian diferencias. Bueno, tal vez, siendo rigurosos, si que se llega a percibir el aumento de peso que experimenta el conjunto. ¿En qué se traduce? Rodando rápido de verdad, el equipo de frenos sufre algo más, al tener que detener una masa mayor. 

Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017
Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017
Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017
Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017
Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017
Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017

Abierto o cerrado en apenas 20 segundos

El Mercedes-AMG C 43 4MATIC Cabrio recurre a una capota de lona, de accionamiento eléctrico, que se puede activar desde un mando en el interior o desde la propia llave del vehículo. El proceso dura unos 20 segundos y se puede llevar a cabo en marcha, circulando hasta una velocidad cercana a los 50 km/h. En resumen, moviéndose por las calles de la ciudad, puede llevar a cabo su transformación en cualquier momento.

La firma alemana ofrece dos tipos de cubierta: la de serie y otra con una material aislante más complejo, tanto acústico como térmico, que es opcional. Además, también es posible escoger entre cuatro colores diferentes: negro, azul, marrón y granate. 

Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017
Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017

Un cabrio para cuatro

Aunque es un coche pensado para disfrutar en solitario, o bien acompañado, el Mercedes-AMG C 43 4MATIC Cabrio está configurado para dar cobijo a cuatro ocupantes; todos, agasajados por su correspondiente asiento individual. Eso sí, los de las plazas delanteras cuentan con algunas ventajas.

Por ejemplo, unos asientos deportivos ventilados y calefactados. O, sin ir más lejos, la función AIRSCARF: una función de calefacción integrada en el respaldo, que se encarga de actuar sobre el cuello de sus ocupantes. Por supuesto, resulta opcional. 

Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017
Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017

Otro elemento interesante, también de pago, es el denominado AIRCAP. ¿En qué consiste? Básicamente, en dos deflectores de accionamiento eléctrico; uno, sobre el parabrisas, el otro, sobre los reposacabezas traseros. 

Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017
Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017

Respecto al maletero, varía entre los 360 y 285 litros de capacidad. ¿En qué radica esa diferencia? Básicamente, en que, para poder recoger el techo, hay que inhabilitar parte del espacio de carga.  

Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017
Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017

Un buen comienzo

Pasando a la parte mecánica, el Mercedes-AMG C 43 4MATIC Cabrio recurre al famoso propulsor 3.0 V6, biturbo, con 367 CV de potencia. A priori, parece una cifra espectacular. Pero, echando un vistazo a la gama AMG, descubriremos que se trata de la versión de acceso a la familia. A fin de cuentas, los que busquen emociones todavía más fuertes, pueden disfrutar de otros dos magníficos ejemplares, llamados C 63 y C 63 S, ya con 476 y 510 CV, respectivamente. 

Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017

A diferencia de sus dos hermanos mayores, que recurren a la propulsión trasera y a la transmisión automática multidisco Speedshift, en el caso del C 43, opta por la tracción total 4MATIC y la caja automática con convertidor de par 9G-TRONIC, con nueve velocidades.

Una combinación que le permite alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h (autolimitada), acelerar de 0 a 100 en 4,8 segundos y declarar un consumo medio de 8,3 litros cada 100 kilómetros. 

Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017

Un deportivo confortable... 

En marcha, rodando a ritmo tranquilo, el Mercedes-AMG C 43 4MATIC Cabrio es una opción realmente cómoda; principalmente, gracias a la suspensión adaptativa AMG Ride Control. Además, viajando descapotado, el parabrisas ofrece tan buena protección que, circulando a velocidades legales, se puede mantener una conversación sin problema con el acompañante.

Eso sí, si lo que prefieres es escuchar música, aún rodando ya en el terreno de la ilegalidad, el equipo de sonido Burmester es una opción totalmente imprescindible... a pesar de su elevado coste.  

Prueba Mercedes AMG C 43 Cabrio 2017

... y de raza

Ahora bien, basta con accionar el modo correcto del control dinámico de la conducción DYNAMIC SELECT, para comprobar cómo varía su naturaleza. De este modo, al seleccionar el denominado Sport, o Sport+, y colocar el cambio en posición manual-secuencial, comienza la fiesta. 

En primera velocidad, aceleras a fondo y, cuando quieres darte cuenta, una señal en el display de la instrumentación te invita a que subas de marcha. Toque a la leva y engranas segunda. Rápidamente tercera, y ya has superado, más que de sobra, los 100 km/h. Cuarta, quinta, sexta... y ya podrías acabar en la cárcel. Más que como corre, lo que sorprende es lo rápido que actúa el cambio y lo poco que cae el régimen de giro del motor entre marcha y marcha.

Además, la respuesta a las indicaciones del pedal de acelerador es completamente inmediata, mientras que el tacto de la dirección permite inscribir el vehículo en las curvas con ligeros toques de volante. Si a todo esto le sumamos una capacidad de tracción a prueba de bombas, podríamos decir que el resultado es sublime...

Ahora bien.. ¿cuánto cuesta disfrutar de este capricho? Exactamente, 75.225 euros. Si los tuviera, creo que no tendría dudas en que los invertiría en este Mercedes-AMG C 43 4MATIC Cabrio... te lo aseguro.  

Más pruebas de coches deportivos en Motor1.com:

Motor Gasolina, 6 cilindros en V, biturbo, 2.996 cm3
Potencia 367 CV entre 5.500 y 6.000 rpm / 520 Nm entre 2.000 y 4.200 rpm
Caja de cambios 9G-TRONIC, automática de 9 velocidades
0-100 km/h 4,8 s
Velocidad máxima 250 km/h (autolimitada)
Consumo 8,3 l/100 km
Tracción Integral 4MATIC
Peso en vacío 1.795 kg
Número de asientos 4
Capacidad del maletero 360 l
Precio con opciones 75.225 euros

Forma parte de algo grande

Prueba Mercedes-AMG C 43 4MATIC Cabrio 2017