El Maserati Levante 2017 es el primer SUV de Maserati. Se vende con motores de gasolina con 430 CV y turbodiésel de 275 CV.

¿Existe alguna razón lógica para que Maserati se haya convertido en el primer fabricante italiano en comercializar un SUV de altas prestaciones? La explicación es evidente: Maserati necesita capital para construir auténticos deportivos. Y el Maserati Levante es el camino más directo para conseguirlo.

Por lo general, siempre sospecho de los SUV construidos por marcas especialistas en concebir deportivos. Y es que, desde mi punto de vista, construir un todocamino que represente la identidad de este tipo de fabricantes no es tarea fácil. Sobre todo, si tenemos en cuenta que el Maserati Levante mide 5,0 metros de largo y pesa más de 2.200 kilos. 

O esa es mi idea previa mientras me aproximo a las colinas de la Península de Monterey, en California (Estados Unidos). Se trata del trazado idóneo para esta primera toma de contacto. De hecho, sus carreteras estrechas, bacheadas y serpenteantes son conocidas como el Nürburgring de California

Me aproximo a una curva cerrada en bajada, reduzco una marcha, acelero a fondo y, mientras que su motor gasolina 3.0 biturbo de 430 CV de procedencia Ferrari se revoluciona con un sonido sugerente, trato de alejarme del precipicio que tengo a mi derecha. En este punto, el sonido del motor y del escape hacen que todo cobre sentido. El Levante es un auténtico Maserati, pero más alto de lo habitual. Y eso, a pesar de que la piel del volante tenga un tacto más propio de un bolso de lujo que de un deportivo.

2017 Maserati Levante: First Drive

 

La silueta camufla su tamaño real, hasta el punto de que es difícil percibir si es rival de un Porsche Macan o de un Porsche Cayenne

 

En cualquier caso, queda claro que el Maserati Levante ya no supone un punto de inflexión entre los SUV. Sí lo fue el prototipo Kubang, presentado en 2011... Pero desde entonces, los Mercedes-Benz GLE, BMW X5 o Porsche Cayenne ya han sentado las bases de lo que debe ser un SUV de lujo. Y si hace unos años que Maserati presentara un SUV se consideraba un sacrilegio, hoy en día, parece de lo más razonable.

¿A qué viene el nombre de Levante?

El Maserati Levante ha continuado con una de las tradiciones de la firma italiana: bautizar a sus modelos con el nombre de un tipo de viento. Para los que no son meteorólogos, bastará con decir que el Levante es un tipo de viento cálido nacido en el mar Mediterráneo y que incrementa de forma repentina su velocidad al atravesar el estrecho de Gibraltar. Más allá de su nombre, es cierto que los genes del Levante no son 100% italianos, como demuestra la instrumentación, procedente de la antigua Chrysler. Pero es indudable que el tridente que hay sobre el capó resta importancia a estas menudencias. 

En lo que al diseño respecta, el Maserati Levante camufla realmente bien sus dimensiones. Y es que, su elevada línea de cintura y su silueta, hacen difícil percibir su tamaño real, hasta el punto de que no sabes si tiene las proporciones de un Porsche Macan o de un Porsche Cayenne. En cualquier caso, pese a medir 5,0 metros de largo, no es un modelo especialmente amplio si se le compara con un BMW X5. Aunque seguramente, eso no será un factor limitante para sus clientes.

2017 Maserati Levante: First Drive

 

El sistema multimedia está dotado de una pantalla táctil de 8,4 pulgadas y es compatible con Apple CarPlay. Eso sí, su manejo no es  sencillo.

En el interior del Maserati Levante el ambiente es distinguido. Y lo es más aún, si se encargan los recubrimientos de seda Zegna para los asientos y los paneles de las puertas. En lo que al sistema multimedia respecta, es uno de los más avanzados de su categoría, al estar dotado de una pantalla táctil de 8,4 pulgadas y ser compatible con Apple CarPlay. Eso sí, su manejo no es especialmente sencillo. 

Lo que tampoco es demasiado intuitivo es la nomenclatura de los modos de conducción. A priori, nadie diría que el modo ICE equivale al modo ECO del resto de automóviles. Por lo demás, los modos Sport y Off Road hacen lo que prometen... aunque no haya probado el modo Off-Road, que actúa sobre la suspensión neumática, incrementando la distancia al suelo en 25 centímetros.

He circulado con las carreteras secundarias de Monterey en un Levante S con especificaciones estadounidenses. Pese a ello, salvo por las millas del cuentakilómetros, su puesta a punto es prácticamente idéntica a la de las versiones europeas.

En España, el Maserati Levante está disponible con dos mecánicas: un propulsor 3.0 turbodiésel de 275 CV, o bien la mecánica 3.0 biturbo de gasolina con 430 CV de la variante S. ¿Sus prestaciones? La versión de 275 CV acelera de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos; mientras, el Maserati Levante S completa la maniobra en 5,2 segundos.

2017 Maserati Levante: First Drive

 

Pisa a fondo el acelerador, apura una marcha hasta el corte de inyección y comprobarás como el sonido del escape se puede definir como furia contenida

Pisa a fondo el acelerador, apura una marcha hasta el corte de inyección, y comprobarás cómo del escape emanará un sonido que se puede definir como furia contenida. Da igual que tengas seleccionado el modo Sport  o no; la transmisión automática con convertidor de par, de ocho velocidades, siempre cambia de marcha de forma rápida y suave.

Eso sí, cuando se rueda al límite, el Maserati Levante se posiciona como un modelo grande y ligeramente pesado. En especial, al circular sobre caminos o carreteras rotas. Pero no parece preocupante, dado el buen funcionamiento de la amortiguación neumática y el tamaño del coche. 

Fuera de la autopista, y a velocidades "serias", el Levante muestra una dinámica sólida, estable y agradable. Gran parte de la sensación de aplomo se debe a que la dirección con asistencia hidráulica ofrece la dureza exacta. De hecho, es más precisa que las direcciones con asistencia hidráulica de sus competidores y cuenta con una gran capacidad de autocentrado. 

2017 Maserati Levante: First Drive

 

Si piensas adquirir un SUV de altas prestaciones, incluye el  Levante en la lista. Si el presupuesto te alcanza, la lógica y la razones para justificar la compra llegarán solas

Tras conducirlo unos kilómetros, queda claro que el Maserati Levante no es un deportivo de perfil bajo, sino un Maserati con un formato distinto al habitual. 

Tal vez, el único problema que tenga el Maserati Levante sea existencial. Y es que, en los últimos años han nacido SUV de lujo muy interesantes. Por ejemplo, un Jaguar F-Pace puede ofrecer un rendimiento y un comportamiento en carretera similares a los del Levante. Pero al fin de al cabo, el Levante tiene un tridente en el capó, y eso es algo a tener en cuenta.

Así que si estás pensando en adquirir un SUV de altas prestaciones, incluye al Maserati Levante en la lista. Si el presupuesto te alcanza, la lógica y las razones para justificar la compra ya llegarán por sí solas.

 

Photos: Jeff Jablansky / Motor1.com

Forma parte de algo grande