El año pasado, la empresa británica Nyobolt hizo una afirmación muy atrevida. La empresa presentó los planos de un pequeño deportivo eléctrico capaz de recargarse en unos seis minutos.

Muchos, permanecimos atentos al saber que la empresa del ex diseñador de Jaguar Ian Callum estaba involucrada en el proceso, pero nos mostramos comprensiblemente escépticos. Ahora somos un poco menos escépticos, ya que el vehículo empieza a ser real, al menos en forma de prototipo.

Se llama simplemente Nyobolt EV Prototype, pesa 1.247 kilos y tiene una autonomía WLTP de 250 km. Eso no lo convierte, exactamente, en un corredor de fondo, pero la compañía ya ha logrado un tiempo de carga del 10 al 80% de la batería en 4 minutos, 37 segundos.

Eso se traduce en unos 194 km de autonomía y, según Nyobolt, es el doble de las velocidades de carga más rápidas disponibles actualmente en los vehículos de producción.

"Nuestras exhaustivas investigaciones en el Reino Unido y Estados Unidos han descubierto una novedosa tecnología de baterías que ya está lista y es escalable", afirma Sai Shivareddy, cofundador de Nyobolt.

"Estamos haciendo posible la electrificación de nuevos productos y servicios que actualmente se consideran inviables o imposibles. La creación de prototipos en el mundo real, como el Nyobolt EV, subraya tanto nuestra disposición como nuestro compromiso para hacer ver a las industrias que el cambio es posible."

La batería es de 50 Ah y 35 kWh. Es una cifra bastante pequeña en el mundo de los vehículos eléctricos, pero el diseño de Nyobolt es de carga rápida y muy resistente a la degradación.

La empresa ha realizado más de 4.000 ciclos de carga rápida con descarga completa, lo que equivale a unos 600.000 kilómetros de uso en condiciones reales. Al final, la batería seguía teniendo más del 80% de su capacidad. En otras palabras, no se necesita una batería grande y pesada cuando se puede recargar una más pequeña en pocos minutos sin penalización.

Prototipo Nyobolt EV

Esta batería pequeña contribuye al peso del prototipo, aunque no es el deportivo eléctrico más ligero que hemos visto. El año pasado, Caterham presentó el Project V, un prototipo de deportivo triplaza de 2.189 kilos, con 268 CV y una batería de 55 kWh.

La producción está prevista para finales de 2025 o 2026, por lo que las estadísticas podrían cambiar del prototipo al modelo final. Pero Caterham y Nyobol demuestran al mundo que los coches eléctricos divertidos no tienen por qué ser excesivamente pesados.

Nyobolt no menciona la potencia de su prototipo. Además, no está claro si existen planes de producción. La empresa lo está utilizando como un vehículo de exhibición para atraer a los fabricantes de automóviles con una tecnología de baterías impresionante y, en ese sentido, Nyobolt afirma que ya hay varios fabricantes interesados.

Aunque técnicamente se encuentra en fase de prototipo, la producción en serie de los paquetes de baterías para su uso en carretera o circuito podría comenzar en el plazo de un año.