El Estudio de Calidad Inicial 2024 de J.D. Power ha salido a la luz y nos ofrece otro estudio que demuestra que los coches eléctricos y los híbridos enchufables (PHEV) tienen más problemas de calidad que sus competidores de combustión interna e híbridos convencionales. Los escépticos dirán que eso se debe a que los 'eléctricos' son fundamentalmente poco fiables. Pero eso no es lo que muestran los datos si se profundiza en ellos.

A primera vista, el informe de J.D. Power muestra que los compradores de vehículos de combustión interna tienen 180 problemas notificados por cada 100 vehículos (PP100), mientras que los compradores de coches eléctricos tienen 266 PP100. La puntuación de los eléctricos no ha mejorado, pero la mayoría de los problemas no tienen nada que ver con los motores eléctricos o las baterías del vehículo.

Galería: Tesla Model 3, seguridad

Todo tiene que ver con la nueva tecnología  

Un tópico esencial sobre la fiabilidad de los automóviles suele afirmar que la tecnología más antigua y probada suele ser más fiable. Tanto en las encuestas de calidad iniciales como en los estudios de fiabilidad a largo plazo, los consumidores tienden a estar más satisfechos con los vehículos que utilizan tecnología de la 'vieja escuela'.

Por eso Toyota y Honda (fabricantes de automóviles cuya misión principal es la fiabilidad) tardaron en adoptar la turboalimentación, en ofrecer sistemas de infoentretenimiento 'decentes' y en lanzar coches eléctricos.

Otro ejemplo es Ram y por qué está en la parte superior del listado general en el Estudio de Calidad Inicial de J.D. Power. Los nuevos propietarios de vehículos Ram utilizan el mismo bloque V8 de 5,7 litros, con los mismos controles básicos y la misma electrónica de control, que los de generaciones anteriores, por lo que es poco probable que vayan al concesionario insatisfechos con su vehículo

Y aquí tenemos otra de las claves de este informe y es que el trabajo de J.D. Power no sólo refleja las cosas que se rompen en un vehículo, sino también las que molestan a sus propietarios. 

He aquí un ejemplo: "No es de extrañar que la introducción de nuevas tecnologías haya supuesto un reto para los fabricantes a la hora de mantener la calidad de los vehículos", afirmó en un comunicado Frank Hanley, director senior de evaluación comparativa de automóviles en J.D. Power.

"Sin embargo, la industria puede consolarse con el hecho de que algunas áreas problemáticas como el reconocimiento de voz y las cámaras de aparcamiento se consideran menos problemáticas ahora que hace un año".

2025 Ram 1500 Ramcharger

Esa es una de las razones por las que los vehículos eléctricos tienden a recibir tantas críticas. Los problemas tecnológicos dominan la lista de puntos débiles de todos los coches, y los vehículos eléctricos suelen tener una tecnología más avanzada que sus homólogos de combustión.

Las dos categorías con más problemas este año fueron 'infoentretenimiento' y 'funciones, controles y pantallas', y en esta última los vehículos eléctricos tienen más problemas. Concretamente, los eléctricos 'acusaron' un 30% más de problemas con las funcionalidades, los controles y las pantallas.

Esto no es sorprendente si has conducido varios coches eléctricos. En un esfuerzo por bajar los precios, los fabricantes están eliminando botones y poniendo cada vez más controles esenciales en sus 'repletas' pantallas táctiles. Solamente Tesla es responsable de gran parte de esta variación, como señala J.D. Power:

"Desde funciones aparentemente tan sencillas como los limpiaparabrisas y el espejo retrovisor hasta el funcionamiento más intrincado de una aplicación para smartphone (del fabricante de automóviles), esta categoría es especialmente problemática en los eléctricos", se lee en el informe.

"La incidencia del PP100 en esta categoría es más de un 30% superior en los vehículos eléctricos que en los de gasolina. Esto se ve agravado por el reciente cambio de Tesla a botones montados en el volante para las funciones del claxon y los intermitentes, un cambio no bien recibido por los propietarios". 

Las advertencias y los pitidos confusos también llevan con frecuencia a los consumidores de vuelta al concesionario, señala el estudio. Muchos conductores no soportan los "recordatorios del asiento trasero", que regañan con sonoros pitidos cada vez que dejamos una mochila detrás. Los recordatorios del asiento trasero representan 1,7 PP100 en todo el segmento.

Las aplicaciones de los smartphones también son un punto débil, y como los coches eléctricos dependen más de las aplicaciones para acondicionar el habitáculo, establecer horarios de carga, encontrar y pagar la recarga y planificar rutas, no es de extrañar que tengan problemas en este aspecto. 

De hecho, cuanto más tecnológica es una empresa, peor parece hacerlo. Chevrolet y Ram encabezan la lista, lo que tiene sentido, ya que estas empresas venden un montón de pick-up sencillos con compradores leales que saben cómo usarlos. En cambio, Rivian, Tesla y Polestar ocupan tres de los cuatro últimos puestos.

Sin embargo, Dodge ocupa el último lugar, un giro sorprendente para una marca que sólo vende coches 'bastante' antiguos. También merece la pena destacar que Dodge utiliza muchos de los mismos motores, piezas y sistemas de infoentretenimiento que Ram, lo que pone de relieve cómo las diferentes bases de clientes, los diferentes procesos de control de calidad y las distintas opciones de diseño pueden marcar la diferencia entre el primer y el último puesto. 

Polestar 2 actualizado

Polestar obtuvo la peor puntuación de todas las marcas de vehículos eléctricos, con 316 problemas por cada 100 vehículos.

Muchos dirán que estos datos demuestran que los vehículos eléctricos son poco fiables, como si se tratara de una tendencia nueva y preocupante. Sin embargo, en nuestra opinión, demuestran lo que ya sabíamos. Los coches más sofisticados y avanzados tienden a tener más problemas a medida que los fabricantes aprenden a fabricarlos y los consumidores a utilizarlos.

Por eso las marcas de lujo siempre han obtenido peores resultados que las convencionales de media. Así, las empresas que fueron las primeras en centrarse en el infoentretenimiento sufrieron al principio y luego se convirtieron en líderes del sector y, por eso, los vehículos eléctricos tienen clasificaciones de "calidad" más bajas por ahora.

No obstante, si sabes utilizar la aplicación de la empresa y no te asusta el sistema multimedia de un coche, no tienes de qué preocuparte.