En los años 50, Maserati y Ferrari se disputaron la supremacía en la categoría Sport, la dedicada a los coches con una cilindrada de hasta 2 litros. Un acalorado enfrentamiento, que entre 1954 y 1955 ganó el Maserati A6 GCS.

Para contrarrestar a sus rivales, la firma de Maranello decidió desarrollar un heredero del 500 Mondial, el Ferrari 500 Testarossa.

El Testarossa de cuatro cilindros

En primer lugar, Enzo Ferrari encargó a Vittorio Jano que transformara radicalmente el coche de carreras, actualizando el diseño del Mondial en todos los aspectos. Comenzó con el motor de cuatro cilindros en línea diseñado por Aurelio Lampredi, que fue revisado en numerosos detalles, incluidos los estéticos.

Ferrari 500 Testarossa Prototipo (1956)

Ferrari 500 Testarossa Prototipo (1956)

De hecho, las culatas del nuevo propulsor se pintaron de rojo, inspirando así el nombre del coche. El cuatro cilindros entregaba 180 CV a 7.000 rpm, con una velocidad máxima de 245 km/h y un peso total del coche de 680 kg.

También colaboró en el proyecto Scaglietti, que trabajó en una carrocería más perfilada y aún más aerodinámica.

Del taller a la pista

El prototipo del Ferrari que se ve en las fotos fue el primer paso hacia el coche real que participó en el Campeonato del Mundo de Coches Deportivos entre 1956 y 1957. Aquí, el Ferrari fue confiado a varios equipos privados y, junto a los ya existentes 750 y 850 Monza y el 290 MM, la marca también consiguió ganar el campeonato italiano gracias a los pilotos Franco Cortese y Gino Munaron.

Ferrari 500 Testarossa Prototipo (1956)

Ferrari 500 Testarossa Prototipo (1956)

Este último también logró terminar octavo en la general (primero de su clase) en la Mille Miglia de 1957.

En total, solamente se fabricaron 19 ejemplares del 500 Testarossa. Los pocos que quedan en la actualidad tienen un valor incalculable para muchos coleccionistas de todo el mundo. Así que si consigues ver uno como el de las imágenes, serás un tipo afortunado.

Galería: Ferrari 500 Testarossa Prototipo (1956)