Hay un coche especialmente vinculado a la persona de Battista 'Pinin' Farina. Se trata del Lancia Florida, diseñado por él a principios de la década de 1950 (en 1955 para ser exactos) y su fiel compañero.

El Florida personal de 'Pinin' todavía puede admirarse hoy en la Colección Pininfarina SpA en Cambiano (Turín) y para rendirle homenaje, la empresa ha creado el Battista Cinquantacinque hyper GT.

El Battista Cinquantacinque es también la última demostración de las aspiraciones globales de Automobili Pininfarina. De hecho, el debut se organizará en Tokio, Japón, junto con su socio comercial SKY GROUP.

Galería: Pininfarina Battista Cinquantacinque

Una firma exclusiva

El deportivo eléctrico destaca inmediatamente gracias a la pintura especial Blu Savoia Gloss, diseñada para él y que contrasta con el techo Bianco Sestriere Gloss. Y luego están los detalles más evidentes: la placa de la puerta del pasajero y la parte inferior del alerón trasero activo, donde está grabada la inscripción 'Cinquantacinque 55'.

"La combinación de colores del Battista Cinquantacinque es increíble y muestra la visión que tuvo Battista Farina cuando diseñó el Lancia Florida a principios de los años 50. No sólo eso, sino que ese mismo modelo me ayudó a crear el concepto de diseño PURA Vision, un vehículo verdaderamente único que constituye la base de los futuros modelos de Automobili Pininfarina", declaró Dave Amantea, director de Diseño de Automobili Pininfarina.

Pininfarina Battista Cincuenta y cinco

El Pininfarina Battista Cinquantacinque junto con el Lancia Florida

Recordemos que la berlina de los años 50 no tenía pilar B, sino puertas de apertura trasera. En el interior del Battista Cinquantacinque encontramos una fina tapicería de Mahagoni (cuero Poltrona Frau Heritage) realizada a medida.

Prestaciones garantizadas

Cada Battista, recordamos, está propulsado por cuatro motores eléctricos independientes, alimentados por una potente batería de iones de litio de 120 kWh, que en total entregan 1.904 CV y 2.340 Nm de par máximo.

El tiempo que invierte en la aceleración de 0 a 100 km/h es de 1,86 segundos y en pasar de 0 a 200 km/h sólo necesita 4,75 segundos, mientras que la autonomía declarada es de 476 km.