Después de conocer el Omoda 5, un SUV compacto de aspecto deportivo que se fabricará en Barcelona (en la antigua planta de Nissan) la marca china presenta ahora el Omoda 7, otro SUV pero híbrido enchufable y algo más grande, que promete una gran carga tecnológica.

Con 4.621 mm de longitud, se postula como un importante rival para Toyota RAV4 Plug-in Hybrid (309 CV). Lamentablemente, la firma asiática no ha dado muchos detalles técnicos de su nuevo coche, pero sí sabemos que contará con 1.200 km de autonomía y que habrá una variante 100% eléctrica. 

El sistema PHEV consta de un motor 1.5 turbo de gasolina con inyección directa y 156 CV, más una unidad eléctrica que podría desarrollar más de 200 CV y mover el coche por sí misma durante 95 km (no sabemos bajo qué homologación se ha obtenido ese dato). 

A la espera de más información

Además de la longitud ya citada, el Omoda 7 2024 firma 1,87 metros de anchura, 1,67 de altura y una batalla de 2,7 metros. En el interior, una pantalla de 15,6 pulgadas se integra en la parte central del salpicadero.

El paquete ADAS de ayuda a la conducción cuenta con 18 sistemas, entre ellos detección de carril y aviso por obras y peatones. Las cámaras integradas pueden vigilar incluso los bajos del coche. Una característica curiosa es un sistema de cambio de carril activado por voz.

De momento no hay más información de este coche, que debería llegar a Europa en los próximos meses con un precio bajo como principal reclamo, al igual que sucede con el Omoda 5.

¿Fabricación en Barcelona?

Lo normal es que la producción de este SUV PHEV también recale en Barcelona para dar respuesta rápida a los pedidos que se produzcan en nuestro continente y ser un rival real para las marcas tradicionales. 

Por supuesto, el Omoda 7 disfrutará de la etiqueta 0, aunque hay que ver qué batería incorpora y si el coche resulta compatible no sólo con cargas con corriente alterna sino también con continua, como sucede en algunos híbridos enchufables de última hornada.