El Lucid Air se ensambla en dos fábricas repartidas por todo el mundo: la principal está en Casa Grande (Arizona) y la segunda en Arabia Saudí, en la Ciudad Económica del Rey Abdullah (KAEC), a unos 130 kilómetros al norte de Yeda.

Pero mientras que en Estados Unidos no se ha visto (al menos de momento) ningún departamento de policía interesado en convertir una berlina eléctrica de lujo de unos 80.000 dólares (74.640 euros) en un coche patrulla, la historia es un poco diferente en el país de adopción de la start-up estadounidense. 

Cargado al máximo

Un coche de policía eléctrico con cero emisiones rodeado de decenas de automóviles que consumen mucha gasolina. Esa parece ser la realidad a la que tendrá que enfrentarse este llamativo vehículo policial.

Como puedes apreciar en las imágenes de más abajo, en Arabia Saudí, un sedán Lucid Air totalmente eléctrico se ha convertido en un coche de policía antes de la celebración del Salón Mundial de la Defensa. Un vídeo oficial muestra el vehículo eléctrico rodeado de decenas de unidades militares y policiales de gasolina y gasóleo.

Galería: Lucid Air 2022, prueba

Varias fotos y vídeos publicados en Internet muestran que la Dirección General de Seguridad Pública de Arabia Saudí ha preparado al menos un Air Sedan con especificaciones policiales para que haga acto de presencia en el Salón Mundial de la Defensa de este año, que se está celebrando en la capital, Riad.

Las publicaciones en las redes sociales que se incluyen a continuación (sugerencia de Teslarati) muestran el modelo eléctrico estadounidense junto a un montón de vehículos militares y policiales que patrullan las calles del país de Oriente Próximo.

El coche patrulla de Lucid está vestido con el atuendo habitual de los vehículos policiales, pero también tiene luces rotativas intermitentes montada en el techo, que hacen las veces de plataforma de despegue y aterrizaje de drones.

 
 

¿Para qué podría servir ese dron? No lo sabemos

Lo que sí sabemos es que Lucid Motors es propiedad de una filial del Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí (PIF), que posee alrededor del 60,5% del fabricante californiano de vehículos eléctricos y desarrollador de unidades motrices.

Así que tiene sentido que el país que suministró alrededor de 1.600 millones euros para financiar al fabricante de eléctricos premium el año pasado, disponga de un Lucid Air Sedan de estas características (qué menos, ¿no?).