En la segunda mitad de los años 90, Mercedes-Benz llevó a cabo una pequeña revolución, mecánicamente hablando, al introducir una familia de bloques V6 y V8 con tres válvulas por cilindro. Los V6, conocidos por las siglas M112, sustituyeron a los anteriores M104 de seis cilindros en línea, en muchos casos asumiendo también sus cilindradas y dimensiones de diámetro y carrera, pero resultando más ligeros.

Se trataba de los primeros motores V6 de la historia de la empresa, que nunca antes había utilizado la arquitectura en V para propulsores de seis cilindros. Sin embargo, el primer V6 de la marca de la estrella no formaba parte de esta familia, sino que era un motor de competición fabricado unos años antes.

M106: para el heredero del 190 Evo II

El primer motor V6 de la marca germana llevaba las siglas M106 y se creó en 1994 para su uso en competición, destinado a una berlina homologada en la Clase 1 de la FIA y basada en el Clase C W202, el coche que sustituyó al legendario 190E, tanto en la carretera como en los circuitos. 

El coche de carreras fue, de hecho, el heredero del 190E Evo II que, recordemos, llevaba un motor de cuatro cilindros y 2,5 litros. Para el nuevo Clase C, Mercedes-Benz optó por desarrollar un nuevo V6, también de 2,5 litros, adecuado para montarlo en una posición muy retrasada, en un coche bajo y perfilado.

Il motore M106 1994

El motor M106 de 1994

Dicho motor M106 estaba lejanamente emparentado con el 4.2 V8 M119 que Mercedes-Benz empleaba en modelos superiores como el Clase E 420. Al igual que éste, presentaba un ángulo de 90° entre las bancadas de cilindros y cuatro válvulas por cilindro con doble árbol de levas en cabeza, a diferencia del posterior V8 M113 y del mencionado V6 M112, que se distinguían por la adopción de sólo tres válvulas por cilindro controladas por un único árbol de levas por bancada.

Con un diámetro y una carrera de 90 x 68 mm, se trataba de un motor de carrera corta, otra característica que facilitaba un régimen más alto. La relación de compresión era de 12:1, empleaba inyección de combustible y la potencia máxima en la primera versión de 1994 rondaba los 370 CV a 9.500 rpm, pero en las evoluciones posteriores aumentó hasta alcanzar los 500 CV a 11.500 vueltas en 1996.

Motor M106, primer V6 de Mercedes-Benz

Mercedes-Benz C AMG V6 DTM 1994-1996

Con este propulsor, el Clase C V6 DTM ganó dos campeonatos DTM en 1994 y 1995 y el ITC en el año 95, imponiéndose a rivales tan destacados como el Alfa Romeo 155 V6 TI y el Opel Calibra DTM.

Estos últimos disfrutaban de tracción total, mientras que la berlina de Mercedes-Benz, cuya variante de carretera no tuvo versiones 4x4 hasta la siguiente generación, era de propulsión trasera y con la caja de cambios montada en la parte posterior.

Galería: Motor M106, primer V6 de Mercedes-Benz