Mientras los fabricantes intentan dejar atrás la era de la combustión con nuevas propuestas electrificadas, la realidad en España es completamente opuesta pues, de media, la antigüedad del parque automovilístico en nuestro país ya alcanza los 14 años. 

Este incremento se debe principalmente a la importancia del mercado de segunda mano, repleto de vehículos 'veteranos', que representan una solución de movilidad asequible para muchas economías familiares.

Galería: Volkswagen e-Golf 2017

Madrid, con los coches más modernos

En la actualidad, el 70% de los turismos que circulan por las carreteras y calles de nuestro país tienen más de diez años. En Europa, la media se sitúa en 12 años, es decir, dos menos que en nuestro país. 

Esta situación incrementa los niveles de contaminación y aumenta el riesgo de un accidente de tráfico, ya que la gran mayoría de los coches no cuentan con sistemas de seguridad de vanguardia, como el control del ángulo muerto o la frenada automática de emergencia, por poner dos ejemplos.

La comunidad autónoma más avanzada en la compra de vehículos nuevos es Madrid. Allí, la media de antigüedad se sitúa por debajo de los 11,4 años y sólo el 41% de los vehículos de la región suman más de 10 años. De hecho, un tercio tiene entre cero y tres años de uso.

¿Se incrementará la antigüedad?

Después de Madrid se encuentran Cataluña (13,4 años) y la Comunidad Valenciana (13,6), aunque ambas ya están por encima de la media europea. En el polo opuesto, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla concentran los peores datos, con medias de 16,3 y 17,3 años, respectivamente. 

¿Qué otros parques automovilísticos superan los 15 años de antigüedad? Canarias, Extremadura, Galicia, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Asturias y La Rioja. Es más, en Castilla y León (64,18%), Extremadura (64,02%) y Galicia (63,58%) casi dos de cada tres coches superan los diez años de uso.

La inflación, el notable aumento de los precios de los coches (tanto nuevos como usados) y la baja penetración de los coches eléctricos en nuestro mercado explican esta situación, que está lejos de ser la ideal. De hecho, estas cifras podrían agravarse en los próximos años si no se generan más ayudas a la compra para los potenciales clientes.