Los descapotables eléctricos son una especie muy rara, al menos de momento. Hasta ahora, los pioneros en este segmento han sido el MINI Cooper SE Cabrio y el MG Cyberster, mientras que en los últimos meses se ha sumado un nuevo competidor procedente de China.

Vendido únicamente en el país del Dragón, el Wuling Mini EV Convertible es probablemente el 'descubrimiento' más pequeño (y menos potente) del mundo y se vende por el equivalente a unos 12.500 euros.

Galería: Wuling Hongguang Mini EV Cabrio

Mucha personalidad, pero equipamiento mínimo

Aprovechando el éxito del Mini 'normal' (tercer coche eléctrico más vendido en China con 443.400 entregas en 2022), Wuling decidió crear una versión descapotable de su 'miniurbano'.

Con solo 3,1 metros de largo y equipado con llantas de 12 pulgadas con neumáticos de 145 mm de anchura, el Mini EV Convertible es descrito en YouTube por el canal Wheelsboy, tal y como puedes ver a continuación.

El aspecto simpático de la carrocería se corresponde con un interior extremadamente minimalista. Además del pequeño cuadro de instrumentos, en el salpicadero se encuentran los mandos manuales del aire acondicionado y una pequeña pantalla para el equipo de radio, mientras que los pedales están situados casi en el centro del coche.

El acceso al maletero también es bastante inusual. El maletero trasero es fijo y la única forma de guardar el equipaje es abatir el asiento del conductor y abrir una especie de 'bolsillo' desde el que se puede acceder al compartimento.

Su hábitat es la ciudad

El Wuling funciona con una batería de 26,5 kWh, que 'alimenta' un motor eléctrico de 40 CV. La autonomía declarada en el ciclo CLTC es de unos 280 km, aunque con la capota abierta, la cifra puede empeorar considerablemente debido a la aerodinámica limitada del coche.

Wuling Hongguang Mini EV Cabrio raggiungerà l'Europa sotto il nome FreZe Froggy

Wuling Mini EV Cabrio

Como se menciona en el vídeo, la conducción no es lo mejor del vehículo. La dirección dista mucho de ser precisa, el silbido aerodinámico es muy notable y el coche no es muy estable al ser adelantado por varios camiones. Aun así, es uno de los coches eléctricos más asequibles de China, con un precio de partida (como ya hemos mencionado) de 12.500 euros.