Cuando tengas un mal día, piensa siempre que podría haber sido peor. Por ejemplo, podrías haber sido el conductor de este Ferrari 275 GTB, que tuvo la mala suerte de perder el control de este clásico millonario en el momento más inoportuno. ¿La buena noticia? El conductor está bien. El coche, sin embargo, no tanto.

La colisión se produjo a primera hora del pasado 19 de octubre en Italia, concretamente en la región septentrional, cerca de San Rocco al Porto. El diario IlPiacenza informó de que el conductor, de 60 años, dejaba un centro comercial cuando el Ferrari 275 GTB se salió de la carretera y chocó contra una valla.

No se conocen los detalles exactos de lo sucedido con este clásico, salvo que el conductor perdió el control. Según la única foto que muestra la escena, las condiciones de lluvia podrían haber sido las culpables. Te dejamos una galería de otra unidad del mismo modelo, para que te hagas una idea de su belleza:

Galería: Ferrari 275 GTB 6C de 1965, a la venta

El conductor salió ileso, pero al Ferrari no le fue tan bien. Los daños son claramente visibles tanto en el guardabarros delantero como en la zona del cárter, y la cubierta del faro delantero ha desaparecido. Eso sí, esto es sólo lo que podemos ver en un lado, pero debajo podría haber problemas mecánicos con los componentes de la suspensión.

Esperemos que el motor Colombo V12 no se haya visto afectado. Y teniendo en cuenta que estos coches suelen venderse por más de 3 millones de euros en la actualidad, ha sido un día muy malo para el dueño de esta joya. Al menos el coche parece reparable. Dependiendo del daño potencial que no está a la vista, todavía podría 'resucitar'.

Pero no basta con llevar un Ferrari de 60 años a un taller. Esto es especialmente cierto en el caso del 275 GTB, del que se fabricaron menos de 500 unidades entre 1964 y 1966. El sucesor del icónico 250 GTO fue el primer Ferrari de calle en incorporar un transeje trasero con suspensión trasera independiente.

Ferrari 275 GTB 6C de 1965, a la venta

Bajo el capó, el motor V12 de 3,3 litros era la versión final del motor Colombo, que producía más de 320 CV en formato DOHC de doble árbol de levas en cabeza (en la culata, por encima de la cámara de combustión).

No tenemos muchos más detalles sobre este 275 GTB en concreto, pero cuando se trata de un Ferrari poco común implicado en un accidente, la angustia es la misma en todos los casos. Esperamos que los daños no hayan sido críticos y que el dueño pueda volver a disfrutar de su clásico lo antes posible.