En los vastos desiertos de Nuevo México, recientemente ha surgido un descubrimiento muy interesante: un DeLorean DMC-12 casi impoluto, escondido en un granero, con apenas 977 millas (1.570 km). En los últimos años, el icónico deportivo de acero inoxidable, asociado con la franquicia cinematográfica Regreso al futuro, se ha convertido en una reliquia preciada entre coleccionistas y entusiastas.

Siempre es genial ver a un DeLorean abandonado tener una segunda oportunidad. Concebido por el ingeniero y empresario John DeLorean, fue un vehículo innovador que pretendía combinar estilo y deportividad.

Tristemente, a pesar de la apertura de las puertas en forma de alas de gaviota, su elegante carrocería de acero inoxidable y el motor trasero, este automóvil no tuvo éxito comercial y, de hecho, desapareció pronto del mercado, pero su papel en Regreso al futuro lo catapultó al estrellato de la cultura pop. A continuación, tienes otro ejemplar abandonado. 

Galería: DeLorean DMC-12 abandonado

Uno de los primeros DeLorean

En el caso de la unidad de Nuevo México, ha pasado más de 20 años completamente parada. Como puedes ver en el vídeo adjunto, el automóvil se encuentra en muy buenas condiciones: tan sólo tiene un poco de óxido en algunas partes del chasis. Curiosamente, todavía lleva los neumáticos originales. 

Los especialistas de DeLorean Nation en YouTube inspeccionaron el coche minuciosamente y descubrieron que fue uno de los primeros DeLorean producidos. En concreto, salió de fábrica en abril de 1981. Como curiosidad, se ensamblaba en Irlanda del Norte.

El motor 2.9 V6, con apenas 130 CV, también parece estar en buen estado, pues los manguitos permanecen intactos y sin fugas importantes. Aparte del polvo que cubre casi todas las superficies dentro y fuera del automóvil, así como los ratones vivos y muertos, todo parece estar en perfectas condiciones de restauración.

¡De vuelta a las carreteras!

¿Qué futuro le depara a este DeLorean? La gente del canal de YouTube hizo un trato con el propietario original y lo compró. Curiosamente, el coche fue propiedad de un concesionario Chevrolet hasta 1991, cuando lo adquirió el primer dueño registrado.

En el siguiente paso, probablemente veremos una limpieza profunda y un lavado del deportivo clásico. Con suerte, estará listo para salir a la carretera nuevamente muy pronto. ¡Una gran noticia, sin duda!