La verdad es que, viendo las fotos adjuntas, cualquiera podría confundir el BYD Yuan Pro, que es así como se llama nuestro SUV protagonista, con el Ford EcoSport. Esta copia china verdaderamente calca la trasera del modelo estadounidense, incluida la rueda de repuesto colgada del portón. 

Como decía en el titular, no sólo impacta el parecido estético, sino el precio del vehículo, que se queda entre 39.000 y 58.100 yuanes, es decir, entre apenas 5.100 y 7.600 euros. Eso, a pesar de que se trata de un todocamino eléctrico, más caro que otro de combustión. 

El clon asiático se va hasta los 4,37 metros de longitud, por lo que es más largo que el EcoSport, y equipa un motor síncrono de imanes permanentes que entrega 95 CV (70 kW) y un par máximo de 180 Nm. 

Galería: BYD Yuan Pro 2023

Hasta 400 km de alcance

Toca hablar de la autonomía, un asunto clave en un vehículo eléctrico. Según la batería instalada (de 38 o 47 kWh de capacidad), el alcance oscila entre los 320 y los 401 km, cifras declaradas en ciclo NEDC, menos realista que el actual WLTP, con lo cual es un vehículo pensado más bien para el ámbito urbano. 

Se desconoce la capacidad de carga. Tan sólo sabemos que el coche es compatible con recargas con corriente continua, algo básico en un modelo de este tipo para que ese proceso no se alargue mucho.  

Como decíamos antes, el BYD Yuan Pro supone un clon del EcoSport en la parte trasera. Incluso los pilotos se parecen bastante a los del todocamino urbano de Ford, que todavía está a la venta a través de unidades en stock. Por su parte, el frontal sí difiere algo más, ya que presenta una parrilla cerrada y un paragolpes de diferente diseño. 

Equipamiento completo

En cuanto al interior, el modelo chino sigue la corriente actual con una instrumentación digital de 8 pulgadas y una pantalla multimedia de 10,1. Además, la decoración bicolor sirve para dar un toque llamativo a la cabina. Todo, desde 5.100 euros, recuerda...

Los programas de conducción o una base de carga inalámbrica son otros componentes interesantes de una copia china que, por un coste tan bajo, supondría una revolución urbana en Europa. 

Fuente y fotos: Autohome