La demanda de vehículos diésel ha disminuido constantemente en los últimos años tras el escándalo del Dieselgate y la llegada de la electrificación, a pesar de que en Europa estos automóviles eran la referencia comercial hace pocos años. 

Es más, en nuestro continente, las ventas de vehículos eléctricos superaron por primera vez a las de modelos diésel el mes pasado. Por lo tanto, estamos viendo el final del diésel, pero una vez más, Mazda se sale del camino establecido y asegura que mantendrá esta opción mientras los clientes la deseen. 

El año pasado, la marca japonesa sorprendió a todo el mundo al lanzar dos nuevos motores diésel con seis cilindros en línea y nada menos que 3,3 litros de cilindrada, que entregan 200 y 254 CV, destinados inicialmente al CX-60. Al contar con hibridación ligera, disfrutan de la etiqueta Eco en España. 

Galería: Mazda CX-60 2022

El nuevo CX-80 también será diésel 

"Si los clientes quieren diésel, mientras podamos cumplir con las regulaciones de emisiones de manera eficiente, nos gustaría continuar proporcionándolo", aseguró el gerente del programa Mazda CX-90, Mitsuru Wakiie, a CarExpert.

"Realmente, la demanda de gasóleo se está debilitando en la actualidad. Por eso, proporcionamos nuestro nuevo motor a los mercados que lo quieran y demanden. Entre ellos, Japón y Australia".

Cabe recordar que el CX-80, la versión alargada del CX-60, está por llegar al mercado (se presentará a finales de 2023) y estamos convencidos de que también contará con esas mecánicas diésel antes mencionadas. De hecho, en el segmento de los SUV grandes, este tipo de propulsores siguen siendo demandados por los clientes, también en Europa.   

Opción cada vez más residual

Históricamente, los motores diesel ganaron popularidad debido a su eficiencia de combustible y menores emisiones de dióxido de carbono (CO2) en comparación con sus equivalentes de gasolina. Sin embargo, varios factores han contribuido a arrinconarlos de forma injustificada.

Según datos de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA), en 2017, los automóviles diésel representaron aproximadamente el 44% del mercado de automóviles nuevos en la Unión Europea. Sin embargo, en 2021, esta cifra se desplomó a alrededor del 25% y ese porcentaje sigue bajando. No obstante, ahí está Mazda para reivindicar lo que muchos creen: el diésel todavía tiene sentido para los que realizan bastantes kilómetros al año.