Si echamos un vistazo a la lista de participantes de la mítica subida a Pikes Peak de este año 2023, encontramos coches de alto rendimiento de muy diversas marcas, desde Ford, Ferrari, Porsche, KTM o Radical, hasta algunas menos conocidas, como es el caso de Radford. 

La histórica firma, resucitada por Jenson Button y Ant Anstead, lanzó el interesante Radford Type 62-2 hace cerca de dos años y ahora ha creado una edición especial enfocada específicamente a la competición de Colorado.

Galería: Radford Type 62-2 Pikes Peak Edition

El llamado Radford Type 62-2 Pikes Peak Edition, que básicamente es una variante de competición del coche de calle, competirá en el evento el próximo 25 de junio, con el famoso piloto estadounidense Tanner Foust al volante.

Aunque este Pikes Peak Edition está basado en el Type 62-2 de carretera, cuenta con multitud de modificaciones y dista mucho del modelo base, puesto que recurre por ejemplo a un chasis monocasco de fibra de carbono, unos 23 centímetros más ancho que el chasis de aluminio del coche de calle.

Radford Type 62-2 Pikes Peak Edition
Radford Type 62-2 Pikes Peak Edition
Radford Type 62-2 Pikes Peak Edition

El modelo de carreras incorpora también nuevos subchasis delantero y trasero, una nueva geometría de suspensión y un nuevo fondo plano, además de diversas mejoras aerodinámicas por toda la carrocería, con elementos fabricados en fibra de carbono.

El corazón del Type 62-2 Pikes Peak Edition es un motor 3,5 litros V6 sobrealimentado por un compresor volumétrico, que apenas comparte el bloque con la versión de calle, y que ahora desarrolla una potencia de alrededor de 710 CV.

Radford Type 62-2 Pikes Peak Edition

Toda la fuerza bruta del motor de seis cilindros se envía exclusivamente al eje trasero, a través de una transmisión secuencial de levas, y el modelo anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en poco más de 2,2 segundos (0-96 km/h en 2,2) y una velocidad máxima de 257 km/h, ya que el peso del conjunto es de apenas 861 kilogramos.

Según ha declarado a la revista Top Gear el propio Tanner Foust, el coche "no comparte prácticamente nada con el modelo de calle", excepto por "el estilo de diseño y algunos componentes, pero todo lo demás está o bien modificado o bien es una versión a medida de las piezas del de calle".