Los cambios son difíciles. Los seres humanos somos animales de costumbres y evitamos los cambios por naturaleza. Y la transición de nuestra flota de transporte personal de vehículos que queman combustibles fósiles a coches eléctricos va a ser una empresa colosal.

Como ocurre con todas las nuevas soluciones disruptivas, habrá ganadores y perdedores, ya que la vieja tecnología se cierra mientras prolifera la nueva. La industria del petróleo y el gas ya sabe que los vehículos eléctricos están a punto de sustituir a los de combustión interna a los que abastece, y que la demanda de sus productos disminuirá radicalmente en los próximos años.

Pero para algunos 'indómitos', si me permites el término a semejanza de una pequeña aldea gala rodeada por el Imperio romano, eso no significa que vayan a caer sin luchar.

Ford F-150 Lightning at Electrify America fast charging station

Wyoming, por ejemplo, acaba de presentar una ley estatal con la esperanza de eliminar progresivamente la venta de vehículos eléctricos en el estado para 2035. El senador Jim Anderson, republicano de Casper y promotor de la ley, declaró al Cowboy State Daily que la razón por la que presentó la resolución era "oponerse a las prohibiciones de nuevas ventas de coches con motor de combustión interna en estados como California y Nueva York".  

"Considerando que los Estados Unidos han invertido constantemente en la industria petroleras para mantener los vehículos propulsados por combustibles fósiles, y que esa inversión se ha traducido en el empleo continuo de miles de personas en la industria del petróleo en Wyoming y en todo el país" - Fragmento de la resolución de 'Eliminación Progresiva de las ventas de nuevos vehículos eléctricos para 2035'

La resolución, titulada 'Eliminación progresiva de las ventas de vehículos eléctricos nuevos para 2035', se presentó hace solo unos días y ya cuenta con el firme apoyo de los miembros de la Cámara de Representantes y el Senado de Wyoming.

Sin embargo, como en todo, siempre hay que prestar detalle a la letra pequeña. Una vez que se lee la resolución y se llega a las secciones uno y dos de la parte inferior, se puede ver que se trata más de un gesto simbólico que de una prohibición rotunda. Véase más abajo:

  • Sección 1. Que la legislatura alienta y expresa como objetivo que la venta de nuevos vehículos eléctricos en el estado de Wyoming se elimine progresivamente para 2035.
  • Sección 2. Que la legislatura aliente a las industrias y ciudadanos de Wyoming a limitar la venta y compra de nuevos vehículos eléctricos en Wyoming con el objetivo de eliminar progresivamente la venta de nuevos vehículos eléctricos en Wyoming para 2035.

La resolución básicamente anima a los residentes y empresas de Wyoming a no comprar ni vender vehículos eléctricos con el objetivo de eliminarlos por completo en 2035. Pero, ¿por qué? ¿Por qué le importa a Wyoming que la gente se pase a los vehículos eléctricos?

Dramatic sky over two oil pumpjacks in rural Alberta Canada

A Wyoming le importa porque es un estado petrolero. Aunque es el estado menos poblado del país, con poco más de medio millón de habitantes (el 0,17% de la población estadounidense), es el octavo mayor productor de petróleo de Estados Unidos.

La resolución explica literalmente cómo la industria del petróleo da empleo a miles de residentes de Wyoming y que la transición a los vehículos eléctricos amenaza su continuidad laboral. Leyendo el documento, se puede sentir la ansiedad de los defensores de la ley, sobre el futuro eléctrico que se cierne sobre ellos.

También tiene su parte de alarmismo, ya que predice un desastre inminente porque "los minerales críticos utilizados en las baterías eléctricas no son fácilmente reciclables o desechables, lo que significa que los vertederos municipales de Wyoming y otros lugares tendrán que desarrollar prácticas para eliminar estos minerales de una manera segura y responsable".

Transporte de un sistema de baterías para reciclaje

Batería de Volkswagen transportada para su reciclaje.

Es cierto que, con el tiempo, las baterías de los coches eléctricos tendrán que ser sustituidas y desechadas cuando lleguen al final de su vida útil. Sin embargo, los minerales utilizados en las baterías de los EV son muy valiosos y no acabarán en el vertedero, sino que se reciclarán. Hasta el 90% de las baterías de los vehículos eléctricos actuales se fabrican para ser recicladas, y se están creando empresas en todo el mundo que se encargan de esta tarea.

Puede que esta resolución sea más irónica que un texto legislativo serio, pero pone de relieve un problema grave para Wyoming. Los vehículos eléctricos están al caer. No importa si los estados prohíben o no los vehículos de combustión interna porque, dentro de 10 o 15 años, muy poca gente querrá comprar uno, y eso incluye a la mayoría de los residentes de Wyoming.

En lugar de intentar luchar contra lo inevitable, los legisladores de Wyoming tienen que empezar a planificar un futuro económico que dependa más de otras industrias. Saben que tienen que hacerlo, y tal vez esta maniobra estaba realmente diseñada para llamar la atención de aquellos en el gobierno federal que pueden ayudar con ese tema.  

*Fuente de la imagen principal: Oficina de Turismo de Wyoming