La empresa alemana LCE High Performance fabrica réplicas modernas y homologadas del Audi Sport Quattro de los años 80. En el vídeo adjunto se ve a uno de ellos rodando en Nürburgring Nordschleife. En el minuto 1'26" podrás contemplar, emocionado, cómo el tubo de escape escupe llamas a cámara lenta.

Se puede oír fácilmente el silbido del turbo mientras la réplica del Audi con aspecto retro circula a toda velocidad por el circuito. La nota del motor añade un estruendo a la sinfonía de sonidos automovilísticos.

LCE ofrece su réplica del Sport Quattro en varias variantes con precios a partir de 140.000 euros. También sabemos que el especialista utiliza el Audi 80 de dos puertas de principios de los 90 como punto de partida.

Galería: Audi Sport quattro S1 réplica

Una vez iniciado el proceso de transformación, los automóviles donantes se preparan para recibir una nueva carrocería, al margen de modificaciones específicas, para conseguir el máximo parecido posible al coupé clásico alemán.

El modelo básico Sport Quattro de LCE tiene una potencia de 220 CV y una caja de cambios manual de cinco velocidades. Toma prestados varios componentes del Audi S2 de principios de los 90, como los ejes, el diferencial, los frenos, el salpicadero y los asientos.

El siguiente nivel de preparación incluye de serie un motor de cinco cilindros turboalimentado de 2,2 litros y 20 válvulas que rinde 350 CV (261 kW), un kit de carrocería de fibra de carbono, frenos Brembo, un salpicadero específico y asientos Recaro Sport.

Réplica del Audi Sport Quattro S1

Un paquete de mejoras incluye una versión de 2,5 litros del motor que desarrolla 450 CV, una caja de cambios de seis velocidades y frenos delanteros 'donados' por un Porsche 911 GT3 RS de la generación 996.

Un escalón por encima del catálogo del especialista se encuentra la versión Sport Quattro, con una potencia de hasta 750 CV, procedentes del motor de cinco cilindros en línea turboalimentado. Viene con transmisión de seis velocidades y sistema de frenos del 911 GT3 RS.

Réplica del Audi Sport Quattro S1

LCE también vende estas réplicas con carrocerías parecidas a las de los coches de rally clásicos de Audi, con la decoración exterior correspondiente y la carrocería revisada, imitando los elementos de los coches de competición originales.

En 2020, LCE fabricó uno de estos Sport Quattro al que llamó Turbomonster. El nombre era apropiado porque el motor turboalimentado modificado alcanzaba los 1.081 CV. El propulsor era una combinación del Audi A6 2.5 TDI, el cigüeñal de una furgoneta VW T4 diésel sudafricana y una culata modificada procedente del Audi S2. Ken Block llegó a probarlo y terminó comprando el coche.